Melania Trump
Melania Trump visitó este jueves uno de los centros de detención para menores inmigrantes en la localidad de McAllen. TWITTER

La primera dama de EEUU, Melania Trump, pidió este viernes al Congreso que actúe para reunificar a los más de 2.000 niños que han sido separados de sus padres en la frontera con México bajo la política de "tolerancia cero" impulsada por el Gobierno de su marido, el presidente Donald Trump.

"Visitar a los niños en el refugio de Texas ayer fue muy conmovedor. A pesar de las circunstancias difíciles, los niños estaban de buen humor y muy amables. ¡Espero sinceramente que el Congreso pueda llegar a un acuerdo y encontrar una solución!", señaló Melania en su cuenta oficial de Twitter.

A pesar de que el Congreso podría incluir la reunificación familiar en alguna de las propuestas migratorias que en principio se van a debatir la próxima semana, el camino más fácil para acelerar este proceso es a través de una orden directa de Trump al Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en sus siglas en inglés).

Además, mientras que Melania pidió este viernes a los legisladores que adopten medidas en este sentido, Trump llamó a los congresistas republicanos a "no perder el tiempo" con temas de inmigración hasta que se celebren las elecciones legislativas de noviembre, según uno de los tuits del mandatario.

La primera dama visitó este jueves uno de los centros de detención para menores inmigrantes en la localidad de McAllen (Texas, EE.UU.), fronteriza con México y adonde viajó de forma inesperada para conocer de primera mano la situación.

La visita, que no estaba anunciada y no se hizo pública hasta que Melania aterrizó en Texas, llegó cuatro días después de que la primera dama declarara, a través de su portavoz, que odiaba "ver a los niños separados de sus familias".

A pesar de que los datos oficiales apuntan a que más de 2.300 menores han sido separados de sus primogénitos, varios medios locales han citado fuentes de la Administración para informar que unos 500 niños ya han podido reunirse con sus padres.

La política de "tolerancia cero" se debilita

Trump decidió poner fin a la separación familiar en la frontera este miércoles, pero no solucionó la situación de los miles de niños que ya habían sido apartados de sus padres.

La orden ejecutiva de Trump debilitó la política de "tolerancia cero", promovida por el fiscal general de EEUU, Jeff Sessions, que obligaba a presentar cargos criminales contra todos los inmigrantes indocumentados que cruzaran la frontera con México.

A partir de ahora, los padres no enfrentarán más cargos criminales, pero el resto de inmigrantes que viajen sin niños serán enjuiciados por la vía penal.

Así, al no enviar automáticamente a los progenitores a los tribunales federales, los jueces no pueden presentar formalmente cargos criminales contra ellos, lo que significa que permanecerán junto a sus hijos y que podrán ser liberados mientras continúa el proceso judicial.