Facebook
Una mujer porta un ordenador portátil con un signo de "me gusta" de Facebook. ARCHIVO

El sector digital y tecnológico en España sigue cojo. La brecha de género es un hecho tanto a la hora de estudiar como luego en los puestos de trabajo. Muchos hombres, pocas mujeres. Lo vuelve a señalar el estudio Women in the Digital Age, realizado por Iclaves con la colaboración del grupo de investigación Género y TIC de la Universitat Oberta de Catalunya, que acaba de presentar la Comisión Europea.

Así, se mantiene la tendencia negativa que existe en ambos géneros entre quienes eligen estudios de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). "La brecha de género se mantiene tanto en los estudios como en los puestos de trabajo”, asegura Carlota Tarín, socia de Iclaves y responsable del estudio. En los empleos digitales, se ha registrado un mayor aumento entre los hombres que las mujeres, lo que ha incrementado la brecha de género ligeramente.

La ingeniería, un entorno bastante hostil a la mujer

Uno de los aspectos más relevantes del informe es el fenómeno denominado "exclusión voluntaria", indicador realizado exprofeso que revela que las mujeres abandonan en mayor medida el sector digital que los hombres, especialmente en la franja de edad de 30 a 44 años, coincidiendo con la maternidad. Las barreras subyacentes al problema son estructurales, sesgos y estereotipos, implicaciones personales y elementos culturales.

La infrarrepresentación de la mujer en el sector TIC es un hecho. “Hay mucha discriminación inconsciente. La presencia de la mujer en el mundo digital está entre nuestras prioridades”, explica Lorena Boix Alonso, de la DG CONNECT de la Comisión Europea. La estrategia de las autoridades europeas contra este problema tiene tres ejes: actuar sobre los estereotipos y prejuicios, fomentar las vocaciones TIC y competencias digitales y la apuesta por las mujeres en el sector empresarial y la innovación.

"El entorno de la ingeniería es bastante hostil a la mujer. Se sienten como intrusas. Es duro estudiarlo y más duro acceder al mercado de trabajo. Hay que trabajar para aumentar la confianza de las mujeres con la tecnología”, cuenta Cecilia Castaño, Doctora en Ciencias Políticas y experta en TIC y género.

Sólo el 23% de las 'startups' apoyadas por Telefonica son de mujeres

En este sentido, Alicia Richart, directora general de DigitalES, apunta a la necesidad de fomentar las vocaciones tecnológicas y explicar cómo puede mejorar la vida de las personas. "Hay una distancia entre la formación universitaria y las habilidades que requieren las empresas. Es necesaria una mejora en los incentivos para desalojar prejuicios respecto a las mujeres y las vocaciones", añadió respecto a las exigencias del mercado.

Hay una escasa presencia de mujeres en las empresas tecnológicas, a todos lo niveles. Según Blanca Drake, Directora de Estrategia y Operaciones Telefónica Open Future, sólo el 23% de las startups apoyadas por Telefonica pertenecen a mujeres. “El hecho de que entre los inversores haya pocas mujeres acaba sesgando y hace que haya más hombres entre los emprendedores financiados”, apunta.