'Músicas en la antigüedad'
Las comisarias de la exposición son Hélène Guichard, Violaine Jeammet y Ariane Thomas, conservadoras del Louvre. L.C.

Imaginemos que, dentro de 2.000 años, tan solo quedase como muestra de lo que fue la música occidental algunas partituras de Mozart, pequeños fragmentos de canciones e instrumentos musicales dañados o rotos. En cierto modo esta es la situación a la que se enfrentan los especialistas de las músicas de la antigüedad para recomponer el entorno sonoro de cada cultura, gracias también a los últimos avances en el ámbito de la investigación.

La exposición Músicas en la antigüedad, que se podrá visitar hasta el 16 de septiembre en el CaixaForum Madrid, recorre tres mil años de historia de la música.
De Irán a la Galia, la muestra reúne un conjunto excepcional de 373 piezas, algunas de las cuales nunca antes habían sido exhibidas, de instrumentos, fragmentos de notaciones musicales y múltiples representaciones de intérpretes que evocan sonidos con miles de años de historia (del 2900 a. C. al 395 d. C.).

Proceden, en su mayor parte, de las colecciones del Louvre, y también de unas veinte instituciones internacionales, entre ellas el Metropolitan Museum de Nueva York, los Musei Capitolini de Roma y el Museo Nacional de Atenas.

A partir de la muestra, también se despliega un programa de actividades que incluye una conferencia a cargo de cuatro de los comisarios, así como visitas comentadas para el público general, cafés tertulia y visitas en familia, y el espacio familiar Arqueomúsicas.

Músicas en la antigüedad es fruto de la alianza estratégica de la Obra Social "la Caixa" y el Museo del Louvre para la organización conjunta de exposiciones en nuestro país cuya misión es mostrar las distintas formas en que las civilizaciones se han enfrentado a las grandes cuestiones universales.

Es, además, el resultado del esfuerzo conjunto de las conservadoras del Musée du Louvre Hélène Guichard, Violaine Jeammet y Ariane Thomas, junto con otros cinco especialistas de instituciones y universidades francesas.

El hecho musical se aborda desde distintas perspectivas. Los trabajos llevados a cabo recientemente en el campo de la arqueología experimental han permitido recuperar sonidos que se creían perdidos. También se presenta el contexto eminentemente religioso de la música, así como el sociocultural.y se recupera las leyendas sobre el origen divino de sonidos e instrumentos: del demiurgo sumerio Enki al inventor de la lira, Hermes.

Para lograr una mayor inversión, en el recorrido de la muestra se  incluyen también una serie de dispositivos sonoros, gracias a los cuales es posible escuchar reconstituciones de sonidos de instrumentos antiguos, así como el canto más antiguo del mundo que se conoce hasta la fecha.