Un vídeo difundido por YouTube muestra el momento en el que un vidrio de grandes dimensiones cae desde un rascacielos sin que los obreros puedan hacer nada por evitarlo.

Según Gizmodo, se trataba de trabajos de reemplazo de una ventana en un rascacielos de 30 pisos en Moscú, capital de Rusia.

Cuando el cristal estaba llegando a su destino, el cable que lo sujetaba se rompió, dejando caer el vidrio, ante el estupor de los obreros.

Antes de que llegara al suelo, el cristal chocó con la propia fachada del edificio y se rompió en mil pedazos. Por fortuna, no había nadie debajo y no hubo que lamentar heridos.