Luz y gasolina
Luz y gasolina, al alza. ARCHIVO

El recibo medio de electricidad se ha disparado este mes de mayo casi un 8% con respecto a abril, registrando así su mayor subida en lo que va de 2018, según datos recogidos por Europa Press a partir del simulador de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

La factura para un consumidor doméstico medio —con una potencia de 4,4 kilovatios (kW) y una demanda anual de 3.900 kilovatios hora (KWh), propia de una familia con dos hijos— ha ascendido en mayo a 69,85 euros, frente a los 64,82 del mes anterior. Con respecto a mayo del año pasado, un ejercicio marcado por la tensión en la factura debido, en la primera parte del año, a la ola de frío y, en la segunda, a la sequía, el recibo de este mes registra un incremento de más del 5%.

Este encarecimiento en el recibo de la luz de mayo se debe, principalmente, al repunte registrado en el mercado mayorista de la electricidad, el conocido como 'pool'. En concreto, el precio medio del mercado diario de mayo se situó en torno a los 55 euros por megavatio hora (MWh), casi un 18% más que el precio medio del mismo mes de 2017 y casi un 29% superior al del pasado mes de abril.

El precio mayorista de la electricidad tiene un peso cercano al 35% sobre el recibo final, mientras que alrededor del 40% corresponde a los peajes y cerca del 25% restante al IVA y al Impuesto de Electricidad. El Gobierno ha congelado para 2018 los peajes y cargos eléctricos con los que los consumidores sufragan los costes regulados.

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, señala que el aumento del precio de la luz en mayo se debió a la escasa producción hidráulica que, pese a las abundantes lluvias de las últimas semanas, los pantanos "no desembalsaron tanto"; así como a que hubo tres reactores parados, un menor viento y un ascenso del precio de los derechos de CO2, que en los últimos meses ha pasado de 3 euros a 5 euros, lo que ha encarecido el precio del carbón y del gas.

No obstante, la factura acumula en los cinco primeros meses un abaratamiento del 3,6% con respecto al mismo periodo de 2017. Así, entre enero y mayo de este ejercicio el recibo de la luz suma un importe de 333,39 euros para el consumidor, frente a los 345,82 euros que tuvo que destinar en los cinco primeros meses de 2017. Esto representa un ahorro de más de 12 euros. Este abaratamiento se debe al incremento en la producción eléctrica con tecnologías renovables como el agua o el viento, especialmente en el primer trimestre del año con respecto al mismo periodo de 2017.

Los carburantes tocan nuevos máximos

El precio medio del litro de gasolina y de gasóleo, por su parte, ha escalado a nuevos máximos esta semana tras encadenar su décima subida consecutiva, con lo que acumula un encarecimiento de hasta el 9% en lo que va de año.

En concreto, gasóleo se ha situado esta semana en los 1,24 euros, tras encarecerse un 1,06%, marcando un nuevo máximo anual y unos niveles que no se veían desde diciembre de 2014, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE). Por su parte, el litro de gasolina ha repuntado esta semana un 0,98%, hasta tocar los 1,335 euros, un nuevo precio máximo desde junio de hace tres años.

De esta manera, los precios de los carburantes prosiguen en la espiral alcista en que entraron desde finales del pasado mes de marzo, agudizada en las últimas semanas por las tensiones geopolíticas que han llevado al petróleo a una escalada imparable, hasta situarlo por encima de los 80 dólares hace unas semanas. El precio del barril de petróleo Brent, de referencia para Europa, cotizaba este jueves a 77,09 dólares.

Con respecto a los precios con que arrancó el año 2018, el precio del litro de gasolina se ha encarecido un 8%, mientras que en el caso del gasóleo la subida es del 9%. Esta subida es todavía mayor con los precios que marcaban los carburantes por las mismas fechas de 2017. Así, el litro de gasóleo es un 14% más caro, mientras que el de gasolina ha subido casi un 10%.

Así, a los actuales precios, llenar un depósito de 55 litros de gasolina supera los 73,42 euros, lo que supone más de 5,5 euros que a principios de año y 6,6 euros más que hace un año. Para el caso del gasóleo, el llenado de un depósito de 55 litros supone para el consumidor supone 68,2 euros, también unos 5,5 euros más con respecto a principios de año y 8,4 euros más que en las mismas fechas de 2017.