Según han trasladado fuentes del gobierno redondelano a Europa Press, se iniciaron los trámites para contratar a La Gallega, una empresa que provee habitualmente a muchos ayuntamientos y comisiones de fiestas de toda la provincia. Entre los trámites iniciados, está la autorización para la tirada de los fuegos, que la propia empresa gestionó.

No obstante, tras tenerse conocimiento de que La Gallega estaba vinculada con la explosión de Tui (su dueño ha ingresado en prisión por dos homicidios imprudentes, lesiones, daños y riesgo catastrófico, además de por ocultar otros dos zulos con explosivos), el gobierno municipal decidió suspender la tramitación y no llegó a formalizar el contrato con esa empresa.

Fuentes municipales han señalado que, aunque se contactó con otra pirotécnica, que estaba dispuesta a poner los fuegos artificiales de la Coca 2018, finalmente, el propio alcalde dio orden de que se suspendiera la tirada, en solidaridad con los afectados por el suceso de Tui.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.