Aula clases
Imagen de un aula de instituto. Europa Press - Archivo

La Fiscalía solicita prisión durante seis años a un profesor acusado de abusar sexualmente de una joven de 12 años en una escuella de Torelló, Barcelona. El docente compartía mensajes con la niña, a la que supuestamente envió una suya en la que aparecía desnudo. Por ello, también se le acusa de un delito de pornografía.

Este miércoles se ha celebrado el juicio, en la sección octava de la Audiencia de Barcelona. El proceso ha transcurrido a puerta cerrada por orden del tribunal, solicitado por ambas partes, para proteger la identidad de la víctima, ya que es menor de edad.

Según sostiene la Fiscalía, el acusado, de 37 años, comenzó a  intimar con una de sus alumnas de 12 años desde febrero de 2014 hasta febrero de 2015. Durante ese tiempo, afirma el fiscal, el acusado mantuvo conversaciones de alto contenido sexual con la menor por diferentes medios (WhatsApp, Hangout y correo electrónico). En ellas, inducía a la joven a enviarle fotos sin ropa, hasta que el propio acusado fue quien le envío una suya "totalmente desnudo".

El fiscal mantiene que el acusado, "aprovechándose de su condición de profesor y de la relación que tenían", provocó dos citas con la menor en horario escolar, concretamente en un aula y en la biblioteca.

En el relato de la denuncia aparece que, en esos dos encuentros, el profesor cerró la puerta con llave y procedió a "apretarla contra él muy fuerte y a darle besos por la cara y la cabeza".

Indemnización por daños morales

Por otro lado, el abogado de la defensa, el exdiputado de la CUP, Benet Salellas, ha afirmado ante los periodistas- antes del juicio- que existen pocas conversaciones que supuestamente mantuvieron el profesor y la alumna presentadas como prueba y que tampoco se ha apotado la presunta foto del desnudo del profesor.

Ha reconocido la posible existencia de cierta "mala praxis", pero que su cliente ya obtuvo la sanción pertinente cuando fue despedido de la escuela en la que trabajaba en Torelló y que, en este caso, no sería un delito de abuso sexual.

La condena solicitada llega a los seis años- cinco por delito sexual a una menor y uno por difusión de pornografía- y una indemnización de 20.000 euros por daños morales a la víctima, que ha necesitado recibir tratamiento psicológico.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.