Festival de Eurovisión 2018 durante su segunda semifinal
Vista general de la segunda semifinal del 63º Festival de la Canción de Eurovisión. EFE

España actuará este sábado en el 63 Festival de Eurovisión en la segunda posición. En esto, aquello de que los últimos serán los primeros, puede ser más cierto que nunca. De hecho, Chipre e Israel, las favoritas de este año, actúan en el puesto 25 y 22 respectivamente.

Ningún país elegiría voluntariamente la segunda plaza del orden de actuación, no en vano se la conoce como "el puesto maldito". Y no es para menos, pues ningún país que haya actuado en segundo lugar ha ganado nunca.

Por lo general los artistas prefieren actuar en la segunda mitad de la gala, porque es la que más fresca está en el recuerdo del público a la hora de votar. A España y sus representantes, Alfred y Amaia, les tocó, por sorteo, actuar en la primera mitad. Hasta ahí, es sólo mala suerte.

Pero tras la segunda semifinal y cuando ya se conocía qué países estarán en la final del sábado y en qué mitad actuaría cada uno, fue, como suele, la organización del festival la que decidió en qué puesto actúa cada país. El elegido para España supone un maltrato para uno de los 'Big Five', los países que más dinero aportan a la organización del festival.

Los criterios que sigue la organización de Eurovisión son, en principio, prácticos y en pro del espectáculo: que no haya varias canciones lentas seguidas, que vayan variando los estilos, que los cambios de escenografía sean más rápidos...

Pero respetando eso, ¿no había una mejor plaza para España en toda la primera mitad? La maldición del segundo puesto es de sobra conocida y está respaldada por las estadísticas y los resultados de los países que han defendido su canción en ese orden. Ningún país que cantara en la segunda posición logró estar entre los diez más votados.

Fuentes cercanas a la delegación española que está en Lisboa acompañando a Alfred y Amaia aseguran que hay malestar por la decisión de la organización de Eurovisión, aunque no se ha presentado ninguna queja formal, pues que sea la dirección del festival la que elige los puestos de forma discrecional es algo que está en las normas que se aceptan al participar.

Nada de esto ayudará a nuestros respresentantes. Alemania, Reino Unido, Italia, Francia y España (además del país anfitrión) pasan directamente a la final por ser los países que más aportan económicamente al festival, pero eso tiene una desventaja: sus temas y artistas tienen menos exposición, pues los países que deben pasar por las dos semifinales tienen la oportunidad de dar a conocer sus temas al público con más fuerza. Y la audiencia decide el 50% de los puntos que se conceden en la final.

Ana María Bordas, la jefa de la delegación de RTVE en el Festival de Eurovisión desplazada a Lisboa, ha recalcado que "El orden de actuación en la Final de Eurovisión lo deciden los productores del show junto a la UER". "Es algo que RTVE, como las demás televisiones, respeta y sobre lo que no tiene nada que decir", añade.

La jefa de la delegación asegura en sus declaraciones a los medios que "unos años la posición es mejor que otra, pero estamos convencidos de que lo que importa al final es la canción", ha valorado.

Encuesta

¿Maltrata Eurovisión a España al decidir que actúe en segundo lugar?

Sí, es injusto al tratarse de uno de los países más implicados en el festival de Eurovisión.
26,69 % (1513 votos)
No, ha sido una cuestión del azar y la posición no debería influir en el resultado.
50,05 % (2837 votos)
No, pero actuar en segundo lugar nos va a perjudicar.
23,25 % (1318 votos)