Cabanyal
Imagen del barrio del Cabanyal. Manuel Bruque / EFE

Cuando queda poco menos de un mes para que se cumplan tres años de la investidura de Joan Ribó como alcalde de València fruto del Pacte de la Nau, integrado por Compromís, PSPV-PSOE y València en Comú, el Cabanyal sirve de termómetro para evaluar la acción del Gobierno local. Los partidos de izquierda hicieron bandera de la regeneración y rehabilitación del barrio frente al proyecto de ampliación hasta el mar de la avenida Blasco Ibáñez que impulsó el equipo de Rita Barberá y que habría supuesto el derribo de mil viviendas al partir la trama histórica por la mitad.

Una vez anulado el plan, y pasadas tres cuartas partes del mandato, Ribó defiende que están "plantando semillas" y admite la lentidud de los procedimientos administrativos para materializar los proyectos en marcha. Los resultados más palpables están ya a la vista en forma de renovación urbana, con nuevas aceras y obras de alcantarillado, entre otras. En cambio, la problemática social, concentrada principalmente en la llamada zona cero, persiste en forma de conflictos de convivencia, okupaciones, pobreza y menudeo de drogas.

"No es fácil hacer remontar un barrio donde el Gobierno anterior había trabajado sistemáticamente durante 20 años para destruirlo", afirma Ribó, quien confiesa que, en alguna ocasión, ha tenido que "dar algún toque de atención a algún compañero de Gobierno, porque el barrio y su gente no pueden esperar más".

En eso coincide con la presidenta de la Asociación de Vecinos y Vecinas del Cabanyal-Canyamelar, Pepa Dasí: "Ya no podemos más", se queja en relación a los problemas de convivencia. En su diagnóstico coinciden la lentitud en la ejecución de los planes y la concentración de problemáticas en la zona cero, sobre todo la relativa a la convivencia. En su opinión, es "lamentable que no se corte de raíz".

En el plano urbanístico, destaca que la reurbanización de calles está prácticamente finalizada, salvo en las vías donde estaba prevista la prolongación, y también valora la mejora en limpieza, con una reducción de la suciedad del 5,8%, según los datos del Ayuntamiento. También pide celeridad con los proyectos del Edusi para rehabilitar edificios de propiedad municipal.

El Gobierno local tiene en marcha dos iniciativas principales. Por un lado el plan Va Cabanyal!, que prioriza 51 acciones propuestas por los vecinos en cuatro grandes áreas y, por otro, el programa Edusi, dotado con 30 millones de euros (al 50% entre el Consistorio y la Unión Europea). Estos son los ejes principales:

Espacio público, medio ambiente y movilidad. En Urbanismo, además de suspender el Pepri, se creó una comisión de urgencia para la regeneración del barrio y se está elaborando un nuevo Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico del barrio. En movilidad, la EMT ha habilitado las líneas 92, 93 y 98, ha creado y ampliado la 99 y prolongado la 31 y 95.

Vivienda, equipamiento y eficiencia energética. Por primera vez en 10 años, se ha incrementado el parque de vivienda municipal, con 13 inmuebles sociales. Se han recuperado 26 casas okupadas y se han otorgado 3,2 millones de euros a 1.200 personas en ayudas al alquiler social. Se ha firmado un convenio ARRU con la Generalitat para rahbilitar 620 viviendas (dotado con 14,2 millones de euros) y se ha rebajado un 90% la tasa por rehabilitación. En alumbrado público, el distrito Marítimo ha recibido una inversión de 732.360 euros en renovación del mismo.

Desarrollo económico sostenible. En empleo, se está potenciando el comercio de proximidad, los mercados municipales y la búsqueda de empleo con ayudas para la contratación indefinida y fomento del cooperativismo. En el plano turístico, Ribó pretende frenar la expulsión de vecinos por parte de empresas que adquieren edificios enteros para alquiler. "Queremos un turismo responsable y diversificado", afirma. "No queremos un Cabanyal gentrificado, pero la lucha contra los especuladores no es fácil".

Convivencia, igualdad e inclusión social. Se ha impulsado un Pacto por la Convivencia en el Cabanyal y se ha reforzado la dotación de la Policía Local con 3 agentes por la mañana y 3 por la tarde, más que en cualquier otro barrio. Desde el 23 de abril se ha atendido a 76 personas para la Renta de Inclusión y se han dado 340 citas para las próximas semanas. En el bloque de portuarios, de 168 viviendas (91 particulares y el resto públicas), hay 47 okupadas. Ribó apuesta por rehabilitarlo.

Programa Edusi de fondos europeos. El programa tiene actualmente nueve proyectos en ejecución, entre los que destacan rehabilitación de elementos patrimoniales, conexión a internet, formación digital o rutas escolares seguras. En licitación hay otros seis proyectos, como la Casa dels Bous, la reconstrucción del centro cívico o más reurbanizaciones de calles. Además, se están preparando los pliegos de un centro de día de mayores, un centro de empleo, una escuela infantil de 0 a 3 años, una oficina de orientación a familias vulnerables o programas de diversas áreas y temáticas.

"Abren comercios y se rehabilita"

Francisco, de 36 años, es vecino del Cabanyal desde 2014. En su opinión, "hace tres años, el barrio estaba paralizado por la incertidumbre", pero ahora "los vecinos han comenzado a invertir en reformas de viviendas y rehabilitación de edificios" y se abren nuevos comercios, salvo en la zona cero, donde "todo sigue igual" y que ve como la asignatura pendiente. "Hay, en general, un clima positivo", explica. "Existe también un interés renovado por comprar vivienda en el barrio, aunque en la mayoría de casos es un interés especulativo en forma de apartamento turísticos. La principal consecuencia es que el precio de venta y el de alquiler se ha disparado en poco más de año y medio", añade.

Consulta aquí más noticias de Valencia.