'ARTres': porque el arte también es una cuestión de mujeres

  • Esta exposición del Artium pretende ser "una potente llamada de atención sobre la cuestión de género en el arte".
  • Incluye obras de Ángeles Agrela, Concha Jerez, Liliana Porter, Mabi Revuelta y Eulalia Valldosera, entre otras.
Mabi Revuelta. Rizos de Medusa, 2000. Fotografía. Obra seleccionada para formar parte de la exposición 'ARTres. El museo como deba ser' de Artium.
Mabi Revuelta. Rizos de Medusa, 2000. Fotografía. Obra seleccionada para formar parte de la exposición 'ARTres. El museo como deba ser' de Artium.
MABI REVUELTA

"Una intensa experiencia estética y una potente llamada de atención sobre la cuestión de género en el arte". Así define Artium, Centro-Museo Vasco e Arte Contemporáneo, el contenido de una de sus últimas exposiciones: ARTres. El museo como deba ser, que puede visitarse hasta el próximo 26 de agosto.

Esta muestra pone el punto y final a un tríptico de exposiciones que se inició con El arte, en el que Artium mostraba las obras más icónicas de su colección, y que continuó con El sistema del arte, que se metía 'entre bambalinas' y profundizaba en el conjunto de procesos, personas y entidades que rodean la adquisición de obras y la creación de una colección de arte.

Este último capítulo quier ser una reflexión sobre "los desafíos del presente para configurar el futuro" de los museos y toma como punto de partida una selección de obras casi todas realizadas en el presente siglo y en su inmensa mayoría por artistas mujeres (todas menos una).

La lista completa incluye piezas de Ángeles Agrela, Elena Aitzkoa, Juncal Ballestín, Zigor Barayazarra, Cabello/Carceller, June Crespo, María Luisa Fernández, Miriam Isasi, Iratxe Jaio & Klaas van Gorkum, Concha Jerez, Liliana Porter, Mabi Revuelta, María Ribot, Ixone Sádaba, Montserrat Soto y Eulalia Valldosera.

El comisario de la muestra, Daniel Castillejo, explica así por qué la cuestión del género es uno de los grandes retos de los museos: "Habitamos tiempos convulsos en los que nos enfrentamos a la necesidad de ir conquistando primero y normalizando después, los espacios sociales que siempre se ha negado a la mujer; y el arte es uno de los más clamorosos a causa de los lamentables prejuicios cualitativos que se han ido instalando, gracias a reflexiones venenosas que consideraban a la mujer atada a ideas determinadas del arte contemporáneo. Todo ello, además de otras cuestiones, ha impedido la igualdad cuantitativa en la cultura y el arte".

De esta forma, la exposición se articula en torno a dos ideas clave, explica el museo : "El arte, de una época o de otra, de un género o de otro, se interesa por las mismas cuestiones; y las mujeres, como colectivo, están conquistando espacios sociales que le habían sido negados, y el arte no es una excepción".

Al igual que ya ocurrió con El arte, el montaje de las obras que integran ARTres se organiza en tres líneas de discurso: la introspección (la persona y sus interioridades), la inspección (el mundo, el paisaje, las políticas, el conflicto) y el arte mismo (la creatividad, la estética).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento