SOS Desaparecidos: "Con Gabriel recibimos 300 pistas de iluminados y ninguna se asemeja a lo que pasó"

  • El presidente y cofundador: "No conozco ningún caso que se haya resuelto por haber hablado con los espíritus".
Imagen de desaparecidos en España.
Imagen de desaparecidos en España.
SOS desaparecidos

La Asociación SOS Desaparecidos, que tiene sus orígenes y su sede social en Caravaca de la Cruz (Murcia), cuenta con una "credibilidad" lograda en sus 8 años de funcionamiento y constituye un altavoz fundamental a la hora de alertar de la desaparición de un familiar o un ser querido, con un alcance anual de 87 millones de impactos de difusión directa a través de sus plataformas en Twitter, WhatsApp y Facebook, es decir, personas que ven o descargan sus avisos.

"No hay ninguna asociación a nivel mundial que consiga una difusión tan grande de desaparecidos", explica el presidente y cofundador de la Asociación, Joaquín Amills, quien señala que a todas estas visualizaciones directas hay que sumar las indirectas, de personas que descargan la alerta y la divulgan de forma individual.

A pesar de los avances logrados en este ámbito a la hora de divulgar las alertas de desaparecidos y en los protocolos de búsqueda, Amills lamenta que los bulos siguen haciendo "mucho daño" aunque cree que la gente "cada vez les hace menos caso" y contrasta la información. También ha lamentado el acoso que sufren las familias por parte de "iluminados" que "creen que hablan con los espíritus o que creen en los sueños", gran parte de los cuales "persiguen un fin económico".

"En el caso de Gabriel recibimos 300 pistas y dibujos de iluminados que plasmaban el destino del pequeño y ninguno se asemeja a lo que pasó al final", indica Amills. "A veces te llama gente que te dice la forma en la que murió, las puñaladas que recibió o las últimas palabras", lamenta el fundador de la asociación, quien critica que "son mentes enfermas que se creen su propia versión y les da igual el daño que están haciendo en otras personas".

En el caso de Diana Quer, recuerda que hubo más de 700 personas "iluminadas" de este tipo que se pusieron en contacto con SOS Desaparecidos. En estos casos, la asociación actúa como filtro y prepara a la familia para no caer en el "error" de atender a este tipo de propuestas. "Yo respeto a todo el mundo, pero no conozco ningún caso que se haya resuelto por haber hablado con los espíritus o con los sueños", añade Amills.

En estas circunstancias, admite que las familias "se agarran a un clavo ardiendo y son víctimas propicias". Incluso, advierte que a veces llegan noticias de farsantes de otros países que desvelan el paradero del desaparecido con referencias de Google Maps y luego piden dinero para viajar 'in situ' al lugar de los hechos porque necesitan "profundizar más".

Red número 1 a nivel mundial

El propio Amills sufrió la desaparición de un ser querido antes de fundar en 2010 la Asociación junto a Fran Jiménez, natural de Caravaca de la Cruz y que considera su "hermano". Entre ambos, han levantado esta plataforma que actualmente cuenta con 34 componentes repartidos por toda España, todos voluntarios y que, incluso, pagan el teléfono de su bolsillo.

La Asociación se ofrece a los familiares de los desaparecidos como punto de partida en sus búsquedas, servicio de asesoramiento y complemento de la labor policial. Ponen a su disposición toda una estructura en redes sociales con una credibilidad acreditada por años de experiencia y brindan un servicio telefónico con, al menos, dos líneas activas de forma permanente para recabar pistas.

Amills lamenta que todavía en la actualidad "son muchos los casos de desaparecidos que se encuentra el cuerpo pasado un año o dos a unos pocos kilómetros o incluso a 500 metros de donde desaparecieron", lo que pone de manifiesto que "algo ha fallado".

Por ejemplo, ha recordado que hubo un caso reciente en Lorca, donde desapareció un joven de 26 años que era de "altísimo riesgo" por sus características, ya que estaba en tratamiento médico. Pues bien, Amills critica que el esfuerzo en la búsqueda fue "nulo" e, incluso, hubo vecinos que llamaron a SOS Desaparecidos quejándose de que no sabían si había batidas.

Pues bien, el joven fue encontrado tres días después por un grupo de amigos que se puso a buscar ante la "pasividad" existente y lo hicieron gracias a noticias recibidas por SOS Desaparecidos alertando que se había visto un cuerpo. "Encontraron al muchacho inconsciente y ahora está en la UCI debatiéndose entre la vida y la muerte", ha indicado.

Amills lamenta que, en una situación como esta, "no vale con que las patrullas lleven las fotos del desaparecido", sino que tiene que existir una acción conjunta. "Yo no pido que la Policía esté en la calle haciendo batidas, pero sí comunicarlo y que Protección Civil y Cruz Roja se pongan a buscarlo organizados por la Policía", ha justificado.

Ha reconocido que el dispositivo de búsqueda varía mucho de unos casos a otros. "Con Gabriel hubo 1.200 personas, incluida Protección Civil de Lorca, y eso es fabuloso, pero no podemos pasar de eso a que no haya ni una sola batida con 30 voluntarios en otros casos", ha lamentado.

Ha destacado que la desigualdad de recursos por territorios depende mucho de la población. "Murcia ha tenido siempre una fama tremenda de solidaridad, de gente que enseguida se vuelca", según Amills, quien insta a aprovechar esos recursos.

Ponerse en contacto con SOS Desaparecidos "cuanto antes"

A los familiares que no obtienen la respuesta necesaria de las autoridades en los primeros instantes, Amills les aconseja que reclamen sus derechos. "Cuanto antes pongas la denuncia mejor y, a partir de ese momento, hay que mantener la sangre fría", añade. Por ejemplo, recomienda que haya siempre una persona en casa por si se recibe una llamada, y ponerse en contacto cuanto antes con SOS Desaparecidos para empezar a difundir la desaparición.

En primer lugar, SOS Desaparecidos "bombardea" de información el lugar en el que ha tenido lugar el extravío y, posteriormente, amplía el rango de actuación. A este respecto, ha señalado que en el caso de Gabriel, el alcance de la difusión fue de ocho millones de impactos directos, pero en un caso "normal" alcanza 140.000 a 200.000. "Va a depender mucho de si es menor de edad, joven o anciano", precisa.

Inmediatamente, cuando SOS Desaparecidos bombardea con una alerta suele tener repercusión porque la prensa "se entera" y se pone en contacto con la Asociación, que actúa de enlace con la familia si tiene su consentimiento. "Las propias Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado saben que tienen más ojos en la calle gracias a nosotros", según Amills.

"Cada día nos damos cuenta de que muchísimos casos se resuelven porque nos dan información y se la pasamos rápidamente a la Policía", añade Amills.

El diseño de la ficha: hecha para llamar la atención

Amills ha subrayado la minuciosidad con la que está elaborada la ficha que SOS Desaparecidos divulga en las redes con los datos del desaparecido, y en la que no se deja ningún detalle al azar. El objetivo, añade, es "llamar la atención" y, para ello, el diseño diferencia entre menores, adultos o ancianos.

En segundo lugar, cuenta con credibilidad, para que la población "sepa que la información está contrastada". A partir de ahí, la ficha debe buscar una información básica, huyendo de la morbosidad, y dando teléfonos que están abiertos las 24 horas del día.

La difusión de la ficha persigue también que el desaparecido sepa que su familia le está buscando y está preocupada en caso de que sea una huída voluntaria.

Incluso, señala que hay alertas que tienen una frase como: 'Mamá no dejará de buscarte', una práctica copiada de Estados Unidos, en la que es frecuente emplear frases o apelativos familiares con el fin de que el huido recapacite.

En tercer lugar, la ficha de SOS Desaparecidos pretende apelar a un posible secuestrador y hacerle reflexionar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento