Beamonte apuesta por reducir todos los impuestos autonómicos en 2019 para impulsar la inversión y el empleo

  • Plantea, entre otras cosas, reducir el Impuesto de Transmisiones al 7%, un punto menos en municipios de menos de 3.000 habitantes
Luis María Beamonte en la presentación de su política fiscal.
Luis María Beamonte en la presentación de su política fiscal.
EUROPA PRESS

ZARAGOZA, 2 (EUROPA PRESS)

El presidente del PP Aragón, Luis María Beamonte, ha apostado este miércoles por reducir los impuestos regionales a partir de 2019, año en el que se celebrarán elecciones autonómicas y municipales, con el objetivo de impulsar la inversión y la creación de empleo, garantizando el mantenimiento de los servicios públicos.

Ha protagonizado un desayuno informativo en Zaragoza junto con el economista Daniel Lacalle, con el lema 'Pagar menos impuestos, tener más oportunidades', donde ha presentado la propuesta de política fiscal de los populares aragoneses, que ha tildado de "justa" y con la que pretende deshacer la subida fiscal acordada por el Gobierno autonómico de Javier Lambán. "Bajar los impuestos es una palanca de progreso", ha aseverado.

La política fiscal de Beamonte se fundamenta en "la seguridad jurídica, equidad, certidumbre y confianza", así como en el hecho de que "todos hemos contribuido al sostenimiento de los servicios públicos" y debe asegurarse la sostenibilidad.

El nuevo modelo fiscal propuesto por Beamonte contiene los principios constitucionales de capacidad económica, justicia, generalidad, igualdad, progresividad y distribución equitativa de la carga tributaria, pero añade conceptos más avanzados como protección a la familia, favorecer el emprendimiento y la inversión creadora de empleo, o la prosperidad en su definición más amplia. Es la suma de estos elementos "lo que favorecen el ahorro, la previsión y responsabilidad financiera y la viabilidad de los servicios públicos y del sistema de pensiones".

De esta forma se fomentará el consumo y aumentarán los ingresos públicos, al tiempo que se favorecerá la creación de empresas, considerando más ventajoso para la Comunidad Autónoma reducir impuestos como el de Sucesiones para crear empleo desde la iniciativa privada.

La rebaja fiscal debe contribuir a garantizar la sostenibilidad del Estado del Bienestar, ha continuado Beamonte, quien ha insistido en la necesidad de impulsar la inversión para, entre otros objetivos, conseguir que los aragoneses emigrados puedan volver a trabajar en Aragón, bajo el criterio de que reducir los impuestos permite conseguir "más oportunidades".

También ha indicado que el PP quiere favorecer el desarrollo de oportunidades, "no subsidiar a las personas", en aras a consolidar una economía "sólida y competitiva" a medio plazo que redunde en una mejor cohesión social.

DISCRIMINACIÓN

Ha advertido de que "un sistema confiscatorio perjudica a la amplia mayoría de la clase media" y ha exigido el cese de la "discriminación" de los aragoneses en materia fiscal respecto del resto de España.

Luis María Beamonte quiere desarrollar políticas específicas para el medio rural, con la intención de luchar contra la despoblación, de ahí su propuesta de reducir al 6 por ciento el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales en los municipios de menos de 3.000 habitantes, que para el conjunto de Aragón se situaría en el 7 por ciento. De esta forma, se realizaría una rebaja de entre el 12 y el 30 por ciento.

Ha reiterado su propuesta de bonificar el impuesto de Sucesiones al 99 por ciento para parientes de primero y segundo grado y ha destacado que esta medida puede coadyuvar a "dar cobertura a la continuidad de los negocios". Del mismo modo, Beamonte quiere rebajar el impuesto sobre el Patrimonio al 99 por ciento, también bonificándolo.

Ha considerado que unos impuestos altos "ahuyentan" a los contribuyentes, mientras que reducirlos es un factor de dinamización de la actividad económica. Ha hecho notar que el crecimiento es "un factor fundamental para salir de la crisis" y que "la política de subsidiación se mide en términos de pobreza". "Sin crecimiento no hay oportunidades", ha planteado el presidente del PP Aragón.

El tramo autonómico del IRPF supone "otro agravio fiscal", ha dicho Beamonte, quien ha recomendado "manejar horquillas más razonables" y reducir el tipo mínimo al nueve por ciento hasta un máximo del 21 por ciento, concediendo ventajas a los planes de pensiones y la adquisición de vivienda. El PP Aragón quiere incentivar así el consumo, el trabajo y el ahorro.

Respecto a la fiscalidad ambiental, Luis María Beamonte ha considerado que los impuestos deben ser "disuasorios y no recaudatorios", así como favorecer la economía circular, centrada en el reciclaje. Se ha mostrado en desacuerdo con la armonización al alza de los impuestos sobre determinados hidrocarburos en el conjunto de España.

El Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentos sigue la misma línea de menor presión fiscal y por ello Luis María Beamonte propone la bonificación del 10% para segundas y ulteriores entregas de inmuebles que sean energéticamente eficientes, los destinados a actividades de reciclaje o valorización de residuos, así como para las transacciones cuya finalidad sea la instalación o ampliación de entidades, actividades o inversiones productivas de bines y servicios.

Asimismo, ha manifestado su apoyo a la reducción del Impuesto de Plusvalías aprobada por el Ayuntamiento de Teruel, basada en las bonificaciones, anunciando que el PP regional presentará una propuesta autonómica en este sentido próximamente.

Por otra parte, el líder del PP regional ha dejado claro su apoyo al sector primario y la agroindustria, observando que no es "residual", sino que supone un cinco por ciento del PIB aragonés. Este sector ha seguido creando empleo durante la crisis.

Ha asegurado que la PAC "no es un subsidio", sino una política económica, y ha defendido las ayudas acopladas, así como la elaboración de un plan especial para el secano menos productivo.

Beamonte ha traído a colación la presentación, el pasado mes de marzo, en la ciudad de Teruel del Plan 300x100, en un acto protagonizado por el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, quien anunció la extensión de la banda ancha al medio rural en los próximos años.

"Aragón está llamado a ser un puntal en nuestro país", tanto desde el punto de vista territorial como económico, ha opinado Beamonte. Por otra parte, ha señalado que Aragón es una comunidad "leal" al conjunto de España que "tiene mucho que decir", exigiendo la mejora de las comunicaciones transfronterizas.

Beamonte ha reseñado que el PP Aragón es "ejemplar" dentro y fuera del PP y que "no ha habido ningún caso de nada, del que avergonzarse".

FACILITAR Y NO FAGOCITAR

Por su parte, Daniel Lacalle ha apostado por "facilitar y no fagocitar la actividad privada" y ha manifestado que la UE quiere implementar políticas para estimular el crecimiento económico e incrementar la prosperidad en esta dirección.

El economista ha enfatizado que "cuando se pone en riesgo el Estado del Bienestar es subiendo los impuestos" y ha descartado las "soluciones mágicas", tras lo que ha estimado que la política "más antisocial" consiste en "pasar la factura de nuestros errores a nuestros nietos".

Ha expresado que Aragón "se puede convertir en un centro neurálgico de atracción de capital y empleo", aunque si se incumple la regla de déficit "están torpedeando la capacidad de enfrentarse a un periodo de recesión futuro".

Lacalle ha comentado que hace años que los países nórdicos han abandonado el modelo de intensa presión fiscal, y ha puesto de relieve que el crecimiento no se consigue "poniendo zancadillas" a la creación de empleo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento