Una furgoneta se subió este lunes a la acera y arrolló a una veintena de peatones en Toronto, causando al menos 10 muertos y 15 heridos, según confirmó la Policía de la ciudad canadiense. El atropello múltiple ocurrió sobre las 13:30 h (hora local) en la confluencia de la calle Yonge con la avenida Finch, dos de las principales arterias de Toronto, y una zona habitualmente concurrida en la parte norte de la ciudad.

El vehículo, una furgoneta blanca alquilada, recorrió 1,3 kilómetros arrollando a los transeúntes que encontraba a su paso. A continuación, el conductor trató de darse a la fuga y recorrió otros 1,5 kilómetros por la calle Yonge hasta que fue arrestado por la Policía.

Según confirmó el Jefe de la Policía de Toronto, Mark Saunders, el detenido es Alek Minassian, de 25 años de edad, residente en la zona de Richmond Hill, al norte de Toronto. Varios medios canadienses informan de que se trata de un estudiante en el Seneca College, una institución de enseñanza superior en Toronto.

Las autoridades no han confirmado ni desmentido aún oficialmente que se trate de un atentado terrorista. De momento solo han indicado que están investigando el pasado y posibles conexiones terroristas de Alek Minassian. Fuentes citadas por la radiotelevisión pública canadiense, CBC, indicaron, no obstante, que el detenido no estaría relacionado con ninguna organización terrorista. El jefe de la Policía sí dijo que la acción "definitivamente parece deliberada".

Alek Minassian, el conductor de la furgoneta que arrolló a varias peresonas en Toronto, detenido por la Policía.

Alek Minassian, el conductor de la furgoneta, detenido por la Policía.

De los 15 heridos, uno está en condición crítica y otros dos se encuentran graves. En las imágenes ofrecidas por los medios locales pudo verse a varias personas siendo atendidas en la acera, así como algunos cuerpos cubiertos por mantas.

"Mátame"

El momento de la detención del conductor fue captado en varios vídeos grabados por transeúntes y publicados en las redes sociales y por las televisiones canadienses. En uno de ellos puede verse cómo, tras salir del vehículo, el individuo apunta con lo que parece un arma a un agente de Policía que le ordena en numerosas ocasiones, arma en mano, que se tire al suelo.

El individuo, con el brazo extendido y apuntando al agente, se niega a obedecer y dirigiéndose al agente le dice que tiene un arma en su bolsillo. El agente responde que no le importa y que se tire al suelo. El conductor avanza unos pasos hacia el agente y le grita: "Mátame, dispara a la cabeza".

El agente responde avanzando hacia el conductor, con una porra en la mano, ante lo que el sospechoso se desprende del objeto que tiene en la mano y se tira al suelo, donde es esposado.

La Policía, que recibió la alerta alrededor de las 13.27 hora local (19.27 hora peninsular), pidió a los ciudadanos que se mantuvieran alejados de la zona en la que tuvo lugar el atropello, hasta la que se trasladaron numerosas ambulancias para atender y trasladar a los heridos. En las proximidades del área hay una estación de metro y numerosos comercios y restaurantes, así como edificios residenciales.

El alcalde de la ciudad, John Tory, mostró su solidaridad con todos los afectados y dio sus condolencias a las víctimas, al tiempo que mandaba un mensaje de apoyo a los servicios de emergencias. También pidió al público que no se acercase a la zona mientras continúe la investigación policial, y solicitó asimismo a los comercios del área que cerrasen sus puertas durante el resto del día.

La Línea 1 del metro de Toronto mantenía interrumpido su servicio entre las estaciones de Finch y Sheppard, en la zona donde ocurrió el atropello.

Reunión del G-7

El incidente coincide con la celebración en Toronto de la cumbre de ministros de Asuntos Exteriores del G-7 en la que se han tratado, entre otros asuntos, medidas antiterroristas y contra el extremismo yihadista.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, aseguró que su corazón está "con todos los afectados"."Obviamente tendremos más información y más que decir en las próximas horas", declaró.

La Policía canadiense anunció que iba a restringir el tráfico en torno a uno de los estadios de Toronto, el Air Canada Centre, donde este lunes por la noche estaba previsto que se disputara un partido de la liga profesional de hockey sobre hielo.

En un comunicado, la Policía indicó que "para asegurar el flujo seguro del tráfico peatonal" cerraría al tráfico varias calles en torno al estadio y la cercana plaza Maple, donde habitualmente se concentran miles de aficionados.

Al inicio del partido, el equipo de hockey local, los Toronto Maple Leafs, guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas.

En EE UU, la Policía de Nueva York aseguró que estaba siguiendo de cerca el atropellamiento múltiple en Toronto y que ha reforzado las medidas se seguridad como medida de precaución.