Jordi Évole y Felipe González en 'Salvados'.
Jordi Évole y Felipe González en 'Salvados'. LA SEXTA

Este domingo, Salvados se adentrará en uno de los episodios más controvertidos de la historia reciente de España: el llamado "terrorismo de Estado" de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL). El programa se centra en el asesinato de Santiago Brouard, dirigente de la izquierda abertzale, que murió en 1984 a manos de dos sicarios contratados por los GAL cuando se encontraba en su consulta de pediatría.

Para ello, Jordi Évole hablará con Rafael Vera y Felipe González y entrevistará a uno de los asesinos confesos de Brouard, Rafael López Ocaña, que pasó doce años en prisión por lo ocurrido y que relatará cómo se llevó a cabo el asesinato: "Aparqué en la calle justo de atrás y desde el bar veía el portal donde teníamos que ir, subimos y yo disparé", asegura en el reportaje.

Durante la charla también explica que él "no tenía ni idea" de la identidad de la persona a la que tenía que asesinar pues "en las guerras la gente no sabe a quien mata", y revela que siente asco por lo sucedido hace ya 34 años.

En aquel momento Santiago Brouard tenía 65 años, los mismos que ahora tiene López Ocaña, quien afirma que tendrá que vivir lo que le queda de vida con esa carga.

Pero el exintegrante de los GAL no siempre sintió lo mismo. Rafael confesará a Évole que, treinta años atrás, sentía orgullo de haber pertenecido al grupo, pues "les habían convencido de que alguien tenía que hacerlo".

A raíz de la entrevista, Évole llegará a una serie de conclusiones que compartirá con la audiencia, como que realmente era el Estado el que encargaba los crímenes y los ejecutores no sabían a quién estaban matando. Los GAL fueron agrupaciones parapoliciales que practicaron el denominado "terrorismo de Estado" contra la organización terrorista ETA y su entorno, durante los años 80.