Los policías investigan en la zona de los disparos
Los policías investigan en la zona de los disparos. EFE

El hombre que murió acribillado a balazos este martes  en el aparcamiento de la escuela de idiomas de La Laguna, en Tenerife, era un empresario relacionado con el mundo nocturno de la ciudad.

Además, estaba citado a declarar como testigo en el juicio del caso Corredor, han confirmado a Efe fuentes de la investigación. El presunto asesino sigue huido y los agentes mantienen abiertas todas las hipótesis.

El fallecido recibió dos balazos, uno en la cabeza y otro en el pecho, cuando se subía a su coche en un aparcamiento situado en las cercanías de la Escuela Oficial de Idiomas de La Laguna.

Los testigos interrogados por la Policía  escucharon hasta ocho disparos, efectuados por alguien que huyó del lugar en un coche que apareció poco después a un kilómetro de distancia, en llamas.

Las fuentes consultadas por Efe han remarcado que las investigaciones han sido declaradas secretas, pero han confirmado que el fallecido debía comparecer como testigo en el juicio de una de las piezas derivadas del caso Corredor, que comienza el 7 de mayo en la Audiencia de Santa Cruz de Tenerife.

En ese caso, se investigan diversos delitos e irregularidades relacionadas con el mundo de los locales de ocio nocturno de La Laguna, en el que también trabajaba la víctima.