Ya está todo preparado. El Real de Los Remedios vuelve a convertirse en esa ciudad efímera que, durante ocho días, acogerá a millones de sevillanos y turistas con ganas de cantar, bailar, reír y disfrutar del color y la alegría que caracterizan a la Feria de Abril.

Una celebración que afronta por segundo año consecutivo la edición larga que se estrenó en 2017 y que, según el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, fue «todo un éxito», con una mayor afluencia de visitantes, que rozaron los cuatro millones, y un mayor impacto económico para la ciudad. 

Un día de fiesta local

El modelo, que sigue contando con defensores y detractores casi a partes iguales, se repetirá de nuevo este año. Así, la Feria arrancará este sábado por la noche con la tradicional cena del pescaíto en las casetas y el posterior alumbrado de la portada a las 00.00 horas.

El broche de oro lo pondrá el sábado 21 el castillo de fuegos artificiales que despide la Feria hasta el próximo año. Y entre medias, toda una semana de farolillos, volantes, palmas, manzanilla y rebujito, algún que otro plato de jamón... y un día estipulado como festivo local, el miércoles 18.

¿Sabías que...

... la primera Feria de Abril se celebró en 1847 en el Prado de San Sebastián?
... nació como feria de ganado y la idearon un empresario vasco y otro catalán?

Consulta aquí más noticias de Sevilla.