chabolas
Un policía pide la documentación a uno de los 173 inmigrantes búlgaros que viven en las chabolas de Patiño. FOTO: TANYA M. T. M

Un equipo de profesionales formado por Policía Local y técnicos de los servicios de Servicios Sociales, Sanidad y Urbanismo ha visitado esta mañana los tres asentamientos de búlgaros localizados en Patiño, en la calle Fuensanta, Carril del Cebadero y en las inmediaciones del Campo de Fútbol, con el fin de desalojarlos.

El Ayuntamiento de Murcia ha tenido conocimiento de estos asentamientos a través del presidente de la Junta Municipal de Patiño y está trabajando para desalojarlos, localizar a los propietarios de los terrenos y limpiar. Estos asentamientos no reúnen las condiciones para alojar a personas, por razones de salud pública -carecen de agua, luz y de las mínimas condiciones higiénicas-.

Despertador policial 

«A dónde vamos a ir. Si en mi país vivo peor que aquí», se lamentaba uno de los búlgaros, apodado Pincho, que vive en una chabola, rodeado de basura y escombros en el Carril del Cebadero en la pedanía murciana de Patiño.

A dónde vamos a ir. Si en mi país vivo peor que aquí", se lamenta uno de los búlgaros chabolistas


Sobre las 10.00 h de ayer dos camiones de policías se adentraron en el poblado chabolista más númeroso, con 36 chabolas, del Carril del Cebadero. «¡No foto, no foto!», espetaban varios búlgaros aún medio dormidos y muertos de frío. Dicen que si los echan se irán a otro lugar cercano porque nadie les alquila casas con un pasaporte de Bulgaria. «¿Habéis pensado ir a Italia?», aconseja uno de los agentes. 

En la inspección realizada esta mañana, los técnicos municipales y la Policía Local han detectado 50 chabolas y dos casas abandonadas en las que vivían 150 adultos (búlgaros y rumanos) y 23 niños.

En concreto, en el Carril del Cebadero hay 36 chabolas ocupadas por 110 adultos y 10 niños de nacionalidad búlgara; en el campo de fútbol viejo (junto al Carril del Cebadero) se han detectado 6 chabolas ocupadas por 10 adultos y dos niños de nacionalidad búlgara; en la calle Fuensanta hay un asentamiento con 7 chabolas en las que viven 10 adultos y 6 niños; y otro asentamiento en la que hay una casa vieja ocupada por 14 adultos y 4 niños, ambos de nacionalidad rumana. Detrás del campo de fútbol nuevo hay una chabola y una vivienda vieja ocupada por 6 adultos y un niño.

Se irán y limpiarán la zona

Además, el Ayuntamiento está preparando los decretos para que los búlgaros abandonen sus asentamientos y se les notificará a finales de esta semana. Una vez se les notifique tendrán un plazo de 48 horas para desalojar los terrenos.

Si los abandonan de forma voluntaria, el Ayuntamiento limpiará la zona y repercutirá el coste en los propietarios de los terrenos. También se solicitará a los propietarios que vallen las zonas y las mantengan limpias.

Si transcurridas las 48 horas de plazo los búlgaros no abandonasen voluntariamente los terrenos, el Ayuntamiento acudirá al juzgado para que una orden judicial autorice a la Policía para realizar el desalojo.