Manuel Escudero, secretario de Política Económica y Empleo del PSOE, en Ferraz.
Manuel Escudero, secretario de Política Económica y Empleo del PSOE, en Ferraz. EFE

El PSOE no varía su posición y votará contra los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018, cuyas grandes líneas adelantó este martes el Gobierno. Los socialistas consideran que estas cuentas consagrarían los recortes del gasto público, la desigualdad y los bajos salarios, y que no supondrían avanzar hacia un nuevo modelo de crecimiento más sólido. Además, el PSOE tacha la subida de las pensiones anunciada de "positiva, pero insuficiente", y exige garantizar por ley el poder adquisitivo de los pensionistas.

Manuel Escudero, secretario de Política Económica y Empleo de la Ejecutiva socialista, insistió este martes en una rueda de prensa en Ferraz que está "totalmente descartado" apoyar los PGE: el PSOE votará en contra, y presentará además una enmieda a la totalidad y unos presupuestos alternativos a los del Ejecutivo.

Como primera razón para justificar el rechazo, Escudero argumentó que, frente a una previsión de crecimiento del PIB del 2,7%, el gasto social solo crece un 1,1% en la propuesta del Gobierno, lo que a su juicio tendría "consecuencias muy importantes" en forma de "deterioro de los servicios fundamentales", tales como la dependencia, las becas y la sanidad pública. "Van a dejar a España como elpaís más desigual en Europa", resumió.

En segundo lugar, el dirigente socialista razonó que frente a ese mismo 2,7% de avance del PIB, el Ejecutivo prevé que la productividad se incremente solo un 0,2%, cifra que tachó de "bajísima": "El propio Gobierno -insistió- reconoce que las bases del crecimiento van a ser las de siempre, las de toda la vida". El PSOE sostiene que se debería situar la productividad "en el corazón mismo de la economía" para crecer con "bases más sólidas", "más calidad", "más valor añadido", y caminando hacia una "transición ecológica de la economía".

Finalmente, y preguntado sobre la subida de las pensiones avanzada por el Gobierno -que llegaría al 3% para aquellas personas que cobran una pensión mínima o no contributiva-, Escudero dijo que se trata de una medida "positiva, pero insuficiente", si bien consideró que es un un "triunfo" para los pensionistas, "que se lo han currado y han dicho que esto no puede seguir así".

Sin embargo, el miembro de la dirección socialista exigió al Gobierno que ese alza no se produzca "solo este año", sino que "como norma" se elevan las pensiones con arreglo al IPC para garantizar que se mantiene su poder adquisitivo. "No estamos pensando en una solución puntual porque entonces, el año que viene, ¿qué tienen que hacer los pensionistas, volver a salir a la calle?", se preguntó Escudero, quien enfatizó que se debe y se puede garantizar el poder adquisitivo de las pensiones, y que se trata de una cuestión de voluntad política.