Imagen del Sónar 2015, realizada por Sergio Caballero
Imagen del Sónar 2015, realizada por Sergio Caballero. La exposición 'Ni flyers ni pósters. 25 años de imagen Sónar' podrá verse en el Centre d´Art Tecla Sala de L´Hospitalet del 24 de mayo al 23 de junio. SÓNAR

Maradona, unas gemelas telequinéticas, dos fantasmas, varias mujeres vestidas para el carnaval de Río, una familia que se orina encima, algunos de los grandes estafadores de la historia o unos emoticonos gigantes. Todos ellos personajes muy dispares pero con algo en común: han formado parte del universo Sónar y han sido protagonistas de alguna de sus campañas.

Con motivo de su 25 aniversario, el festival presentará el próximo mes de mayo la exposición Ni flyers ni pósters. 25 años de imagen Sónar, una gran instalación ideada por Sergio Caballero –codirector del festival y creador de su imagen gráfica- que podrá verse en el Centre d'Art Tecla Sala de L'Hospitalet durante un mes (24 de mayo al 23 de junio).

La muestra propone un recorrido que, lejos del típico paseo cronológico a través de carteles o flyers, es toda una experiencia visual a través de diez salas donde se distribuye una selección de más de 50 piezas icónicas compuesta por vídeos, instalaciones, esculturas, documentación y fotografías, con las que se quiere desafiar la memoria de los espectadores en general y, sobre todo, del público asiduo al festival.

En ellas será fácil reconocer a algunos de los míticos protagonistas de las distintas campañas del Sónar: desde los padres de los organizadores, a la familia con incontinencia urinaria, pasando por las gemelas telequinéticas, los héroes del tuning, La Pajarraca o los fantasmas de Finisterrae.

Paseando por cada una de las salas, quedan latentes esas fascinaciones y obsesiones de Caballero que le han proporcionado la materia prima suficiente para sus creaciones: las familias, los objetos y figuras de culto o adoración, la mitificación de la obra de artes, el surrealismo ortodoxo, la atracción por el viaje y los paisajes fríos y la nieve, son algunas de ellas.

"La exposición es un constante juego sobre la mitificación y la desmitificación de la obra de arte, que arremete muchas veces contra las ideas de permanencia y consagración y, en otros momentos, acude al principio duchampiano de valorizar los objetos comunes por el simple hecho de colocarlos en una vitrina. Caballero cuestiona constantemente la museificación como forma de construcción y legitimación de la memoria colectiva", dice la organización del Sónar.