Los Mossos d'Esquadra investigan las circunstancias del presunto secuestro de tres ciudadanos marroquíes en Lloret de Mar (Girona) después de que uno de ellos consiguiera huir y avisar a los agentes, han confirmado hoy fuentes policiales.

Un joven marroquí pidió ayuda a una patrulla policial que hacía una ronda por la urbanización

Los hechos ocurrieron sobre las 14.00 horas de ayer cuando un joven marroquí pidió ayuda a una patrulla policial de los Mossos que hacía una ronda por la urbanización Serra Brava, situada a las afueras de Lloret de Mar.

El joven relató a los agentes que había conseguido huir, mientras que sus dos compañeros permanecían atados en una casa de una urbanización, ubicada en la calle Avets de la citada localidad de la Costa Brava. Poco después, los Mossos vieron a otro joven, también de nacionalidad marroquí, que corría por la calle medio desnudo y, al preguntarle, les dijo que él también había conseguido liberarse.

Al llegar a la casa, que estaba prácticamente vacía, los agentes encontraron en su interior al tercer joven, que al parecer había sido el único que no consiguió desatarse de las cuerdas que le ataban las manos. Una vez los agentes hubieron socorrido a los tres hombres y comprobado que en el chalé no había nadie más, empezaron a interrogar a las presuntas víctimas para intentar aportar un poco de luz sobre este posible secuestro.

Será difícil encontrar testigos porque la urbanización está formada por segundas residencias ahora desocupadas

Al parecer será difícil encontrar testigos del secuestro, ya que la urbanización donde tuvieron lugar los hechos está formada básicamente por segundas residencias que en la actualidad están desocupadas. Los tres jóvenes presuntamente secuestrados no tienen su residencia en la demarcación gerundense, sino que, al parecer, proceden del sur de Cataluña.

Los Mossos también investigan si tienen antecedentes, ya que una de las hipótesis con la que trabaja la policía autonómica es que pueda tratarse de un ajuste de cuentas entre bandas. Por el momento, los investigadores no descartan ninguna hipótesis y el juzgado de instrucción de guardia que se ha hecho cargo del caso ha decretado el secreto de las actuaciones.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GIRONA