El Gobierno aprobará mañana el proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2018 con el único apoyo expreso de los 32 diputados de Ciudadanos, que suman 166 con los 134 del PP, diez menos de los necesarios para lograr la mayoría absoluta en el Congreso. Mientras que Coalición Canaria ultima también su voto afirmativo, los seis votos más complicados de conseguir serán los cinco del PNV, que se niega a sentarse a negociar mientras el 155 siga en vigor en Cataluña, y el del diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, que se dispone a volver a ser el diputado 176 y, como el año pasado, será el último en dar su apoyo.

Con un PSOE más dispuesto a pedir elecciones anticipadas si no hay Presupuestos que en apoyarlos, el Gobierno deberá buscar un pacto con los partidos que el año pasado respaldaron las cuentas de 2017 y entre quienes las posiciones van del acuerdo confirmado a la negativa a sentarse a hablar.

Albert Rivera ha anunciado este lunes su voto afirmativo, convirtiendo a Ciudadanos en el primer partido de los seis que votaron a favor los Presupuestos de 2017 dispuesto a reeditar su respaldo a los de 2018. A la espera de ver el documento que aprobará el martes el Gobierno, las negociaciones con Coalición Canarias están pendientes de “los últimos flecos”. “Lo tenemos muy avanzado”, ha asegurado su diputada en el Congreso, Ana Oramas, sobre un acuerdo presupuestario al que el Gobierno probablemente podrá sumar así un voto más.

Ni sentarse a hablar

En el otro extremo, el PNV –cinco votos- no quiere oír hablar de un acuerdo sobre los Presupuestos hasta que no se levante la aplicación del 155 en Cataluña. “Mientras el 155 esté en vigor, nosotros ni siquiera vamos a negociar ni a hablar del Presupuesto y no vamos a dedicar ni un solo segundo de nuestro tiempo para hablar de presupuestos, por mucho de (Albert) Rivera diga lo contrario”, aseveraban este lunes fuentes de la formación nacionalista, cuyo presidente, Andoni Ortuzar, trasladó este domingo su afecto a Carles Puigdemont tras ser detenido en Alemania.

Por su parte, el único diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, tiene la intención de seguir siendo el diputado 176, como se le llamó desde que en 2016 fue visto como la solución última para que, con su abtención, Mariano Rajoy fuera investido presidente. En 2017, fue el último en dar su apoyo a los Presupuestos para ese año, a cambio de notables beneficios para las islas, y este año se plantea la misma situación.

 “La situación es la misma que la otra vez. Nueva Canarias es el voto 176, Rajoy necesita 175 antes. Si los tiene, nuestra disposición al diálogo está”, indican fuentes de la formación, que en 2016 se presentó a las elecciones de 2015 y 2016 en coalición con el PSOE, con el compromiso de apoyar la investidura de Pedro Sánchez.

La única diferencia este año es que aún no está decidido si presentará una enmienda a la totalidad, como sí hizo en 2017. Fuentes de Nueva Canarias rehusaron detallar contraprestaciones en esta ocasión, pero insistieron que su apoyo volverá a ser el último que le falte a Rajoy. “No somos ni (el diputado) 174, ni 175 ni 171, somos el 176 y eso no ha variado”.

Los Presupuestos de 2017 contaron también con el voto a favor del dos diputados de Foro Asturias y el de Unión del Pueblo Navarro, que en 2016 concurrieron a las elecciones en coalición con el PP. De momento, las ejecutivas de ambas formaciones tendrán que tomar una decisión sobre los Presupuestos de 2018 y, mientras que en Foro Asturias advierte de que su apoyo no es automático, fuentes de UPN reconocen que “lo más saludable para el país es que se aprueben los Presupuestos” y aseguran que ellos no serán un obstáculo.