Los Mossos d'Esquadra han cargado este viernes contra manifestantes que estaban intentando rebasar el cordón policial de los antidisturbios que protegía las inmediaciones de la Delegación del Gobierno en Catalunya, concretamente en la calle Mallorca de Barcelona.

Un total de 35 personas han resultado heridas: la mayoría de carácter leve, quince debieron ser trasladados a diversos centros sanitarios, según ha informado este sábado el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) en un comunicado. Dos de los heridos han resultado con lesiones de diversa consideración menos graves, han indicado las mismas fuentes. Algunos de los heridos tenían hematomas en las piernas como efecto de golpes de porra y uno presentaba un corte en el rostro.

En medio de momentos de tensión y empujones, algunos agentes de los Mossos d'Esquadra utilizaron sus porras para evitar que los concentrados rebasaran el cordón de seguridad que se estableció en las calles adyacentes a la Delegación del Gobierno, situada en la confluencia entre las calles Mallorca y Bruc.

Las protestas han sido convocadas por organizaciones independentistas en contra de la decisión del juez Llarena de enviar a prisión al candidato a la Presidencia, Jordi Turull, y otros políticos soberanistas.

Porras y botes de humo

Algunos manifestantes han arrojado botes de humo contra los Mossos d'Esquadra que han mantenido el perímetro de seguridad en las calles de Barcelona adyacentes a la Delegación del Gobierno en Cataluña, en el marco de la concentración de protesta por el encarcelamiento de líderes del procés.

En la concentración se han registrado momentos de tensión y empujones entre los concentrados y los agentes, por lo que los Mossos han advertido en varias ocasiones a través de altavoces que si los manifestantes no deponían su actitud procederían a cargar.

De hecho, en algunos momentos los Mossos d'Esquadra han utilizado sus porras para evitar que los concentrados rebasaran el cordón de seguridad, por lo que algunos manifestantes han sufrido golpes y contusiones.

Algunos manifestantes han arrojado botes de humo y también han encendido bengalas, al grito de "fuera las fuerzas de ocupación", "libertad presos políticos", "ni un paso atrás", "viva Trapero" (en alusión al exjefe de la policía catalana, investigado por sedición) o "vuestro consejero, está en prisión", en alusión a Joaquim Forn.

También se han quemado fotografías del Rey, y algunos manifestantes han zarandeado las furgonetas policiales y han pintado con un espray en un vehículo de los Mossos d'Esquadra el lema "fuerzas de ocupación", junto al símbolo independentista de la 'estelada'.

En la confluencia de las calles Mallorca y Bruc, donde también se han vivido momentos de tensión, el exdiputado de la CUP Antonio Baños ha logrado apaciguar los ánimos al poder situarse en primera línea y pedir a los concentrados que se calmaran y retrocedieran unos metros para dejar distancia con el cordón de los Mossos.

10.000 en plaza Catalunya

Miles de personas se han movilizado la noche del viernes en diferentes puntos de Cataluña, convocadas por diversas entidades soberanistas, para protestar por los encarcelamientos.

La ANC, Òmnium Cultural, la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) y la Asociación Catalana de Municipios (ACM) han organizado concentraciones a partir de las 20.00 horas frente a las sedes de los ayuntamientos catalanes para denunciar la "persecución" de cargos soberanistas.

En Vic (Barcelona), por ejemplo, ciudad de origen de la secretaria general de ERC, Marta Rovira, que se ha "exiliado" en Suiza para evitar la cárcel, se ha llenado la plaza Major con varios miles de personas.

Otro de los puntos de protesta ha sido Girona, donde más de 9.000 personas, según su alcaldesa, Marta Madrenas, se han concentrado para exigir la "libertad para los presos y exiliados políticos".

En Barcelona, han sido cerca de 10.000, según la Guardia Urbana, las personas que han salido a la calle para expresar su protesta, si bien se han dividido en dos concentraciones diferentes.

Desde plaza Cataluña y los Jardinets de Gracia, centenares de los participantes en las concentraciones se han dirigido hacia la sede de la Delegación del Gobierno en Cataluña -en la calle Mallorca esquina Bruc- donde los Mossos han establecido en las calles adyacentes un perímetro de seguridad para blindar el edificio.

En un mensaje en las redes sociales, los Mossos d'Esquadra han pedido a los participantes en la protesta que sigan las instrucciones policiales y no intenten traspasar las líneas policiales del dispositivo de seguridad que han establecido entre las calles Mallorca, Roger de Llúria, Pau Claris y Valencia.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.