Aeropuerto de Barajas
Un viajero en el interior de la T4 del aeropuerto de Madrid-Barajas. JUANJO MARTÍN / EFE

El número de españoles que se marchan y que se registran en los consulados de otros países sigue creciendo, pero a un ritmo menor que en los años más duros de la crisis. El año pasado se sumaron 76.197 personas a la cifra de españoles exiliados, un 3,2% más que el año pasado. Se siguen yendo. Pero en el menor porcentaje desde que se mide la serie, según informa este martes el INE.

Los consulados españoles, de este modo, cuentan ya con 2.482.808 españoles registrados en sus libros, un millón más que al comienzo de la crisis económica. Eso sí, no están todos los que son. Estadística solo contabiliza en el Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE) a quien acude a las oficinas consulares a regularizar su situación. Pero son muchos otros los que simplemente emigran y no avisan de su llegada al consulado de rigor.

"La desaceleración está directamente vinculada a la creación de empleo", explica a 20minutos Alfonso de Esteban, catedrático de la URJC y experto en demografía. Con mayor oferta de trabajo, dice, se reduce la probabilidad de que la gente se vaya a buscar las habichuelas a otro país.

¿Y quienes son estos emigrantes? Por definición, toda persona con nacionalidad española, "sea o no su única nacionalidad". De hecho, dos de cada tres nuevas inscripciones de españoles en el exterior en 2017 (y fueron 163.235) las firman personas nacidas fuera de España que, o bien regresan a su país de origen (83.528, un 51,2%) o bien se marchan a un país tercero (22.787, un 14%). Solo el 34,9% de los 'exiliados' (56.915) nacieron en España.

"Esto indica que los inmigrantes, si tienen posibilidad de volver a su país porque van a encontrar allí empleo, lo hace", explica De Esteban. Y es lo que está suciendo, según este experto. Sobre todo por parte de quienes han tenido la oportufidad de progresar en España. "Hay gente que ha estudiado y ha hecho sus carreras aquí y ahora, mejor preparados de lo que estaban al salir de su país, regresan para optar a mejores trabajos que antes".

El bréxit no ahuyentó a los españoles

La amenaza de un cierre de fronteras hacia la población comunitaria que estuvo en la mesa el año pasado durante las negociaciones del Bréxit, no parece haber amedrentado la aventura de los españoles en su camino hacia las islas británicas. Reino Unido fue el país que más ensanchó su cifra de españoles residentes, tanto en número (12.141) como en porcentaje (+10,5%).

"Es sobre todo un destino para jóvenes porque cada vez hablan mejor el inglés, también van para mejorar el idioma y porque los sueldos son mejores", dice este experto. Por detrás queda Estados Unidos (8%) y Bolivia (7,4%) que, el año pasado, fue el país que había experimentado el mayor crecimiento.

No es sin embargo el Reino Unido el país en el que viven más españoles. Ese honor recae en Argentina, que acoge a 457.204 personas con pasaporte español. Detrás se sitúa Francia con 253.036, Venezuela con 167.255, Alemania con 154.876 y Estados Unidos con 147.817.

Pero a pesar de la mejora de la coyuntura económica esté ayudando, que se está creando empleo y que hay más oportunidades que hace unos años, los españoles siguen saliendo. Se van menos, pero salen. "La situación para los jóvenes no está totalmente arreglada", dice Alfonso de Esteban; "todavía tienen más posibilidades en el extranjeros de hallar empleo y que esté mejor pagado. Mientras eso no se arregle, seguirán marchándose a países como Francia o Reino Unido por esa cuestión de carrera y salario".

El caso de Venezuela

Venezuela fue el país que vio a más españoles dejar su país: 13.242 inscritos menos a comienzos de 2018. Todo un 7,3% menos que un año atrás y el único país —de los que acogen a más de 10.000 españoles— que muestra un retroceso de nacionales en 2017.

"La gente que puede salir de aquel país, lo hace", dice Alfonso de Esteban, que recuerda a compañeros de cátedra y profesores universitarios que, antes de que el chavismo llegase al poder, se iba a dar clase a la Universidad de Caracas. "Muchos canarios, sobre todo, pero ahora no se le ocurre a nadie irse a vivir allí".