Joven en un aeropuerto
Una joven en el aeropuerto de Barajas. EFE

El número de españoles residentes en el extranjero y censados en los consulados continúa creciendo por octavo año consecutivo, aunque ahora lo haga a un ritmo menor. El año 2016 el padrón de españoles fuera (PERE) aumentó en 101.581 personas (un 4,4%, pero dos puntos porcentuales menos de incremento que el año anterior) hasta alcanzar la cifra de 2.406.611 personas, según el INE.

Las nuevas inscripciones del último año en el padrón de residentes en el extranjero siguen siendo principalmente de personas nacidas en otros países y nacionalizadas españolas (113.029). Y se observa un cambio de tendencia, al disminuir por primera vez desde 2010 el número de españoles nacidos en España que se registran en los consulados (65.954), un 5,9% menos que el año anterior.

Entre 2009 y 2017 el número de españoles residiendo en el extranjero ha aumentado casi en un millón: de 1,471 a 2,406 millones. Los no nacidos en España pero nacionalizados son ahora un 66,7% (1.604.928). Los ciudadanos nacidos en España 794.209 (el 33%).

Los países con más españoles residentes a enero de 2017 eran Argentina (448.050), Francia (243.582), Venezuela (180.497), Alemania (148.211), EE UU: (136.805) y Cuba (134.677). Por continente, el 62,5% de las personas inscritas tenía fijada su residencia en América, el 34,2% en Europa y el 3,4% en el resto del mundo.

Entre los países con más de 10.000 residentes los mayores aumentos en términos relativos se dieron en Bolivia (un 14,5% más), Reino Unido (13,0%) y Estados Unidos de América y República Dominicana (9,3% en ambos). Por su parte, Andorra (1,6%) y Argentina (2,0%) presentaron los incrementos más moderados. En Venezuela, la población española registró un descenso del 4,0%.

Respecto a las nuevas inscripciones, por primera vez desde 2010, en 2016 se ha reducido el número de personas nacidas en España que se censa en un consulado. Si en 2015 lo hicieron 70.135, en 2016 fueron 65.954. Este colectivo solo aumenta en países de Europa, pero baja en América (tres mil menos), en Asia (750 menos) y en Oceanía (casi un centenar menos).

Amand Blanes, demógrafo del CED de Barcelona, hace la lectura de que se está frenando el número de ciudadanos españoles que salen por el "retorno", es decir el de los hijos de extranjeros nacidos en España que regresan a países de origen de su familia. "Ya se han marchado la mayoría en años previos y los que tienen estabilidad en España se quedan. Es normal que el flujo sea menor, porque son menos. Y por el contexto de crisis de Latinoamérica", señala Blanes.

Respecto al éxodo de jóvenes por falta de oportunidades laborales, Blanes considera que la estadística subestima el volumen real, precisamente porque el censo exige el requisito de inscribirse en una oficina consular.

"Hay muchísima gente que por diferentes motivos no se da de alta en el Consulado y por tanto no queda reflejada en estas estadísticas", explican a 20minutos en Marea Granate, el colectivo que aglutina a jóvenes emigrantes que achacan su situación a la falta de oportunidades laborales en España. "Uno de los motivos, la distancia al consulado. Por ejemplo, en todo Estados Unidos hay solamente nueve oficinas consulares. Mi hermano vive en Seattle y su consulado más cercano está a 1.300 km, en San Francisco. Y lo mismo ocurre en muchas otras partes", asegura la portavoz, Marta Rodríguez.

Por edades, el 15,4% de los inscritos en el padrón de residentes en el extranjero tiene menos de 16 años, el 63% de 16 a 64 y el 21,6% tenía 65 o más años. De las  nuevas  inscripciones de 2016 el mayor número correspondió a personas de 16 a 64 años (un 61,5% del total).