Cambiar la mirada a los jóvenes con síndrome de Down por la fotografía
Fotografía de la serie "Bailamos bajo la lluvia" (Down Dance), de la fotógrafa Ana Amado (Ferrol, 1975). EFE

Diez fotografías hechas a jóvenes con síndrome de Down en A Coruña, "sin condescendencia y con mucho entusiasmo", optan a los premios internacionales de fotografía Sony World Photography Award y serán expuestas en Londres desde el 20 de abril.

"Lo más importante es que la gente, a través de estas fotografías, pueda visualizar y cambiar la percepción que tienen de los chicos Down, que se divierten como nosotros o más", explica en una entrevista el presidente de la Asociación Down Coruña, Manuel Álvarez Esmorís.

El proyecto comenzó hace un año de la mano de Ana Amado (Ferrol, 1975), arquitecta de formación, fotógrafa de profesión y encargada de realizar el reportaje sobre la nueva sede de esta asociación, obra de Emilio Rodríguez Blanco, premiada por el Colegio de Arquitectos de Galicia.

Ese trabajo motivó la llamada de Esmorís, que le propuso hacer unas fotos a los usuarios del centro conjugando las actividades que hacían con la arquitectura.

"Lo que queríamos sobre todo era dar un enfoque nada condescendiente, porque estamos acostumbrados a que el enfoque habitual del colectivo de personas Down sea peyorativo, y nosotros queríamos fijarnos en lo que saben hacer y no les cuesta hacer", sostiene Amado en una entrevista.

Esa actividad es la música y bailar, y por eso la serie se titula "Bailando sobre la lluvia", con la arquitectura de fondo, que se podrá visitar desde el 20 de abril en el edificio Somerset House, situado en el centro de Londres.

Durante varios fines de semana, los chicos se vistieron y prepararon para las sesiones fotográficas a partir de imágenes de películas musicales que grabó en un vídeo el hermano de la fotógrafa y compañero de profesión, Rober Amado.

En las fotografías, a Ana Amado no le interesaba tanto reflejar la arquitectura como objeto en sí mismo sino en relación con la sociedad, con las personas, como "telón de fondo de las actividades" que estaban desarrollando, y por eso algunas son en blanco y negro y otras, los retratos, con el rostro en color.

"Fue un aprendizaje brutal como fotógrafa", confiesa la artista, que comenzó a hacer fotos de forma "accidental", para compañeros arquitectos que se habían licenciado, hasta convertir esta pasión en su profesión.

Y también ha resultado ser un éxito, pues esta colección de fotografías ha sido elegida entre 320.000 trabajos presentados por fotógrafos de 200 países a los Sony Awards, que se disputarán el galardón final en un gala que se celebrará el 19 de abril.

La satisfacción de la fotógrafa no es solo haber llegado hasta aquí, sino también acercar a la sociedad lo que estos jóvenes con Down hacen "y que los puedan mirar de forma menos condescendiente, menos paternalista y con menos prejuicios".

Según el presidente de Down Coruña, por primera vez han sido "protagonistas de algo muy bonito y se han sentido importantes, superguapos", durante las sesiones fotográficas.

La Asociación Down Coruña está tratando de recaudar fondos para patrocinar el traslado de esta serie a un gran emplazamiento coruñés para exponerla al público. "El resultado final no hay más que verlo -concluye su presidente-: hemos conseguido fotos de niños con Down que se lo pasan bien".