Constantin Reliu
Constantin Reliu, el rumano al que un tribunal considera muerto. digi24

Constantin Reliu es un rumano de 63 años que está oficialmente muerto. Pero en realidad, está sano y salvo. Su rocambolesca historia se ha conocido esta semana, informa The Guardian.

Reliu emigró a Turquía en 1992 por motivos de trabajo y perdió el contacto con su familia. Tras muchos años, su mujer logró que las autoridades certificaran su muerte.

Este año, las autoridades turcas deportaron a Reliu tras comprobar que sus papeles no estaban en regla. Cuando volvió a su país, Reliu se dio cuenta de que estaba muerto. Recurrió ante las autoridades, pero lo hizo fuera de plazo, por lo que la sentencia es firme.

El problema para Reliu es que ahora no puede trabajar, porque oficialmente, no existe.