Torre Bolueta
Torre Bolueta EUROPA PRESS

El director general de Visesa, Carlos Quindós Fernández, y el director de Vivienda y Arquitectura, Pablo García Astrain, han recogido este viernes en Munich (Alemania), en el marco de la 22º Conferencia Internacional Passivhaus, el certificado Passivhaus al proyecto #361Bolueta, cuya primera torre de este barrio bilbaíno se convierte en el edificio 'passiv haus' más alto del mundo.

Según ha informado el Gobierno Vasco, el proyecto consta de 361 viviendas de protección oficial y sociales promovidas por Visesa en el bilbaíno barrio de Bolueta, construido por Construcciones Sukia y bajo la dirección técnica y proyecto de VArquitectos. El certificado acredita al edificio de 88 metros de altura y 28 pisos, como el edificio Passivhaus certificado más alto del mundo, por encima de la torre Cornell de Nueva York.

Por tanto, cumplirá con los requisitos del exigente estándar alemán, entre los que destacan una demanda de calefacción por debajo de 15kWh/m2a y una carga de calefacción menor de 10W/m2.

La hermeticidad ha sido un trabajo vital en el proceso de la obra, puesto que el límite es de un máximo de 0,6 renovaciones/hora, y el proyecto ha conseguido una cifra de 0,37 renovaciones/hora.

Este proyecto es un hito a nivel mundial, ya que se ha conseguido un edificio pasivo o de Consumo Casi nulo. Esto permite que en invierno el aire de impulsión esté precalentado hasta los 17-18ºC, con lo que el diferencial es de tan solo de 3-4ºC.

VISESA

Con un simple flujo habría que subir la temperatura del aire exterior desde los 0ºC en un día de invierno hasta los 21ºC de consigna. Destaca también la singularidad del proyecto de Bolueta en su conjunto. Este edificio es el primero levantado por Visesa y al que se ha unido la segunda torre con 190 viviendas de protección oficial que el pasado enero empezó a construirse.

Un total de siete bloques van a edificarse en esta zona de Bilbao con un total de 1.100 viviendas (608 de protección oficial y 492 libres) y se encuadra dentro de una compleja y ambiciosa intervención urbanística.

La operación está modificando por completo la fisonomía de la zona con el objetivo de recuperar para la ciudadanía un espacio industrial en desuso y degradado, integrándolo en la trama urbana, social y ambiental de Bilbao y dando un gran protagonismo a la ribera del río Ibaizabal como elemento articulador del territorio.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.