Salma Hayek
 La actriz y una de las más implicadas en las denuncias de acoso en Hollywood, Salma Hayek, ha acaparado parte de la atención en la alfombra roja de los Óscar 2018. GTRESONLINE

Un mal estilismo puede hacer que la mujer más espectacular luzca fatal. Las alfombras rojas de los premios más importantes nos dejan ejemplos muy buenos sobre ello. En la última edición de los Óscar tenemos material de sobra que avala este argumento.

En el primer puesto, Salma Hayek como una de las actrices que debería de despedir a su estilista por el look con el que fue a la ceremonia de los Óscar. Se trata de un vestido en terciopelo rosa con un collar tipo cadena de diamantes sobre los hombros que sobrecargaba más todavía el outfit. (No han faltado los memes que circulan por la red). Recordemos la máxima de 'menos es más' y que una mujer como Hayek tampoco necesita demasiado para ir guapa.

Todos los años aparece alguien con una propuesta que parece hecha a base de reciclar las cortinas de la casa de su abuela. ¿Quién fue la afortunada? Whoopi Goldberg y su vestido con estampado floral. 

Si una batidora fuese capaz de generar propuestas de moda con tan solo meter dentro los estilos (como si de ingredientes se tratase), lo que quiera que llevó Lindsey Vonn fue algo con un poco de bondage aderezado con gótico. La esquiadora ni siquiera acertó con las joyas de Bulgari que escogió.

El estilista Jeff Kim ha salido del paso diciendo que hubo un problema de última hora con el vestido de Vonn y tuvieron que cortar las mangas del vestido. 

Quizás el hecho de que no sea habitual verla en las alfombras rojas explique el desastre absoluto de la cantante St Vicent en la noche de este domingo. Va ser una blasfemia fashion lo que viene a continuación, pero Sain Laurent también diseña cosas monstruosas como la que se puso Vicent en negro y que parecía un tributo a Liza Minelli.

La actriz Blanca Blanco parece que no acierta ni aunque se esfuerce. En los Globos de Oro ignoró el código de vestimenta totalmente negro y fue de rojo... y en los Óscar ha preferido ir luciendo un escote excesivo que la hubiese dejado tirada si se hubiese levantado un poco de viento. Aunque quizás, mejor eso para acaparar titulares, ¿no?