VIENTO
El viento levanta la cresta de las olas en Quintanilla, al norte de la isla de Gran Canaria. Elvira Urquijo A. / EFE

Después de la marcha de Emma, las altas presiones instaladas en latitudes árticas propiciarán que las borrascas se muevan por el entorno de la península y precipiten, al menos, durante toda la próxima semana Delia Gutiérrez, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Esas precipitaciones no serán "ni tan intensas ni tan profundas" como las dejadas días atrás por la borrasca Emma, aunque -ha detallado Gutiérrez- se prevé que dejen abundantes lluvias generalizadas y viento en todas las provincias con sistemas montañosos abiertos a la vertiente atlántica.

Lo que de momento predomina en el Atlántico son borrascas que se mueven de manera "curiosa" en su trayectoria hacia la Península, acercándose, alejándose e incluso en algunos caso reactivándose antes de entrar de manera sucesiva en la misma.

Lluvia

Este sábado los modelos prevén que la lluvia caiga con cierta intensidad en zonas de Galicia, centro, sur y oeste peninsular y con menor probabilidad en el litoral Cantábrico, en las islas Baleares y en zonas del levante.

En el archipiélago canario, una da las comunidades en la que Emma ha dejado copiosas lluvias, también se prevé que continúen las precipitaciones en las islas de mayor relieve, especialmente fuertes el sábado en la isla de La Palma.

En cuanto a las temperaturas, la portavoz de Aemet ha señalado que los modelos no pronostican un periodo de días fríos y nevadas, todo lo contrario: la cota de nieve se mantendrá relativamente alta, por encima de los 1.200/1.400 metros.

Termómetro

El frío "no será comparable al de la semana pasada", debido a que el aire en su camino hacia España tiene un recorrido atlántico y por tanto, más templado, lo que motivará que los valores sean más suaves, ha subrayado Gutiérrez.

Para este sábado, y por capitales de provincia, los termómetros subirán hasta los 24 grados en Murcia, seguida de Alicante, Valencia y Castellón con 22 grados y de Almería, Barcelona, Girona, Zaragoza, Tarragona, Málaga y Lleida, donde los valores oscilarán entre los 18 y 20 grados.

En Madrid y en Toledo se registrarán entre 13 y 15 grados, respectivamente, y serán las provincias de Castilla y León las más frías con máximas entre los 10 y 11 grados; por la noche, la mínima bajará hasta 1 grado en León y en Oviedo.

A lo largo de la próxima semana se prevé un continuo paso de borrascas que, con alguna mejoría transitoria, dejarán la misma situación que días atrás de inestabilidad, precipitaciones generalizadas y vientos fuertes.

El lunes y martes, las zonas con mayor probabilidad de lluvias serán de nuevo el oeste de Galicia, oeste del sistema Central y Andalucía y, aunque todavía con incertidumbre, es probable que para el miércoles haya una disminución de las precipitaciones, para volver a aumentar a partir del jueves.

Durante ese día se espera que las lluvias continúen afectando a gran parte del país, especialmente a la vertiente atlántica, Andalucía oriental y Pirineos y de manera intensa en amplias zonas de Galicia, Andalucía y Extremadura.

Para Gutiérrez, sólo se podrá hablar de "tiempo estable" en las comunidades mediterráneas y en el archipiélago canario, donde la probabilidad de precipitación es baja.