El Tribunal Supremo ha anulado la condena de un año de prisión y siete de inhabilitación absoluta impuesta por la Audiencia Nacional a Cassandra. La joven tuitera fue acusada de un delito de humillación a las víctimas del terrorismo después de publicar de doce tuits relativos al atentado que acabó con la vida de Carrero Blanco.

El Supremo considera que, aunque hizo chistes fáciles y de mal gusto al respecto, hace ya 44 años del atentado. Y que aunque es  motivo de reproche social e incluso moral la mofa de una grave tragedia humana, no resulta proporcionada una sanción penal.

La sentencia de la que ha sido ponente el magistrado Alberto Jorge Barreiro sienta jurisprudencia y afirma que los mensajes se difundieron dentro de la clave de humor y resalta que desde 1973 se han inventado innumerables chistes.

"No contienen ningún comentario ácido contra la víctima del atentado ni expresan frases o comentarios hirientes, lacerantes o ultrajantes contra su persona o cualquier aspecto concreto de su vida pública o privada".

Asimismo la resolución señala que el dato de que el coche en el que se encontraba Carrero Blanco "alcanzó una gran altura" está ya "muy trillado y agotado".

Esta sentencia puede crear jurisprudencia

Al haber sentado jurisprudencia, los motivos que se dan en la resolución del Tribunal Supremo pueden servir para resolver otros casos similares. El de César Strawberry es uno de los que podría beneficiarse.

El tuitero y cantante de Def con Dos fue condenado a un año de prisión por humillación a las víctimas de terorismo de ETA y enaltecimiento del mismo. Su condena se generó a raíz de una serie de tuits publicados entre noviembre de 2013 y enero de 2014.

Las condenas que pesan sobre tuiteros no pasaron desapercibidas para el director de Amnistía Internacional España. Esteban Beltrán aseguraba durante la presentación de la memoria anual de la organización que 2017 había sido "un mal año para la libertad de expresión".Desde la organización destacaban las restricciones de "la libertad de expresión" y el procesamiento de tuiteros por "enaltecimiento al terrorismo".