Los Mossos d'Esquadra han detenido este lunes al presunto autor del doble homicidio del pantano de Susqueda (Girona), un varón de 60 años, que ya fue condenado a quince años de cárcel por matar a su esposa en 1997. También ha sido detenido uno de los hijos, en relación al crimen.

El presunto asesino es Jordi Magentí Gamell, vecino de Anglès (Girona), y la Policía ha aportado las pruebas que demostrarían su autoría con el doble crimen del pantano, después de seis meses de trabajo.

El detenido no tenía, según los primeros indicios, ninguna vinculación directa con las dos víctimas del crimen, Marc H. L., de 23 años y vecino de Arenys de Munt (Barcelona), y Paula M. P., de 21 años y vecina de Cabrils (Barcelona), que habían acampado junto al pantano de Susqueda en agosto del pasado año, donde fueron asesinados a tiros.

Los Mossos d'Esquadra han podido dar con el sospechoso de este doble asesinato, uno de los principales crímenes que estaban aún sin resolver del pasado año, tras corroborar a partir de distintos indicios de que se encontraba en el pantano el día del crimen y en otras ocasiones, ya que frecuentaba la zona, en la que cazaba y pescaba.

El detenido, que tiene dos hijos mayores de edad, fue condenado en 1999 a quince años de cárcel por la Audiencia de Girona por haber matado dos años antes a su esposa, en su casa de Anglès, aunque tres años antes de concluir la condena recibió la condicional.

Posteriormente se casó con su actual pareja, que se encuentra desde hace meses en Colombia, donde él tenía previsto viajar próximamente.

Se le aplicó atenuante por trastorno mental

En la sentencia, en la que se aplicó al acusado la atenuante de trastorno mental, el ahora detenido en relación con el doble crimen de Susqueda fue condenado por matar a su esposa cuando regresaba de un curso en Girona.

El hombre esperaba a su esposa en el interior de un vehículo aparcado en la calle Riu Ter y, cuando la mujer llegó a su altura, disparó tres veces y, posteriormente, cuando la víctima ya estaba en el suelo, hizo un cuarto disparo para rematarla.

"Estaba muy encerrado sobre sí mismo, lo que nos hacía pensar que tras la condena se había reintegrado", ha explicado la alcaldesa de este municipio de casi 5.500 vecinos, Astrid Desset.

Desde su regreso, no había tenido importantes incidentes en la localidad, aunque había tenido alguna pelea con algún vecino y una vez, al ponerle una multa de tráfico, había ido a quejarse a la policía.

Consulta aquí más noticias de Girona.