Joaquín Reyes
Joaquín Reyes, en su intervención en 'La Sexta Noche' para hablar del incidente sobre Puigdemont. LA SEXTA

El pasado jueves, seis policías nacionales se presentaron en el Parque Europa de Torrejón de Ardoz (Madrid) alertados por un vecino que aseguraba que había visto allí a Carles Puigdemont. Nada más lejos de la realidad: se trataba del humorista Joaquín Reyes caracterizado como el expresident catalán, que había acudido a ese lugar rodar una de sus conocidas parodias para El Intermedio, y que tiene previsto emitirse este lunes.

"Venían andando, y en cuanto les explicamos que es un sketch para El Intermedio se ríen y se dan cuenta de que no era para lo que les habían llamado. Es una situación de Berlanga, la estoy contando y me sigue pareciendo una cosa surrealista", explicó Reyes este sábado en el programa La Sexta Noche, donde el humorista habló sobre la libertad de expresión a raíz de la polémica de ARCO tras la retirada de la obra titulada Presos políticos.

A pesar de que los agentes se tomaron la situación con humor, el vecino de Torrejón que llamó a la Policía alertando de la supuesta presencia de Puigdemont no opinó lo mismo. Según el humorista, la productora del programa se acercó a hablar con él tras el incidente y les dijo una frase "para grabar en piedra": "No está la situación para bromitas".

En este sentido, Joaquín Reyes ha asegurado que este es un ejemplo de lo "difícil que se está convirtiendo el humor y la sátira política".

Además, ha reconocido que "ahora mismo" se lo piensa dos veces antes de hacer algunas bromas. "Es curioso, porque cuando yo empecé a trabajar en el humor hace ya más de 15 años esa pregunta no nos la solíamos hacer. Ahora mismo sí que tienes ese temor a decir según qué cosas, al menos te planteas si decirlo o no".

"Lo peor de todo con respecto al recorte de libertades es que parece que estamos tragando mucho, hay como una sensación por nuestra parte de sumisión. Estamos dando por normal, por ejemplo, que quiten una obra de arte de una exposición, y eso da que pensar", concluye Joaquín Reyes.