Frío intenso
Una joven montada en su bicicleta se protege del frio en Navarra. EFE/Jesús Diges

Veinticinco provincias de diez comunidades se encuentran este viernes en alerta (naranja o amarilla) por intenso frío que en puntos de Castilla y León pueden registrar hasta 10 grados bajo cero, informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Castilla y León tiene aviso naranja (riesgo importante) en León y Palencia por valores que descenderán hasta los 10 grados bajo cero en áreas de la cordillera Cantábrica, y alerta amarilla en el resto de provincias por mínimas que oscilarán entre los 6 y 9 grados bajo cero.

Aragón tiene activado el aviso amarillo en toda la comunidad por valores entre los 6 y 4 grados bajo cero en zonas del Pirineo oscense, Albarracín, Jiloca, Gúdar, Maestrazgo y en la Ibérica zaragozana.

Todas las provincias de Castilla-La Mancha, excepto Cuenca, mantienen la alerta amarilla por intenso frío que bajará hasta los 4 grados bajo cero en Alcaraz, Segura, La Mancha albaceteña, Hellín, Almansa, La Mancha, Serranía de Guadalajara, La Mancha toledana, y el valle del Tajo.

Madrid está con aviso amarillo por mínimas de 6 grados negativos en la sierra; la Aemet avisa de que en localidades por encima de los 1.000 metros de altitud, como el valle del Lozoya, es probable que se alcancen 8 grados bajo cero.

En la mitad norte peninsular, Asturias, La Rioja, Navarra y Cantabria continúan con aviso amarillo por valores entre 7 y 8 grados bajo cero, con mayor incidencia en áreas cercanas a la cordillera y a los Picos de Europa.

En Cataluña los registros más fríos se alcanzarán en Barcelona, Gerona y Lérida en zonas cercanas al Pirineo, mientras que en la provincia de Lugo (Galicia) hay alerta por valores de 2 grados bajo cero en la localidad de A Mariña.

Las Islas Canarias siguen con aviso amarillo por lluvias que dejarán una precipitación acumulada de 15 litros por metro cuadrado en una hora.

La Aemet avisa de que con la alerta naranja existe un riesgo meteorológico importante, fenómenos meteorológicos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades usuales, y con la amarilla no existe riesgo meteorológico para la población en general, aunque sí para alguna actividad concreta.