Ameba comecerebros
Naegleria Fowleri es una ameba que principalmente ataca al cerebro humano. ARCHIVO

Tras el fallecimiento de un surfista que contrajo una infección en Texas, muchos se preguntan qué es el parásito conocido como la "ameba come cerebros", por qué es tan letal y en qué lugares puede encontrarse.

¿Qué es la ameba come cerebros?

Según los Centros Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, esta ameba es un microbio vivo unicelular, denominada Naegleria. Vive en agua dulce templada (lagos, ríos y aguas termales), así como en la tierra,pero no todos estos microbios son mortales, solo una especie afecta a las personas: la Naegleria fowleri.

Este parásito entra en el cuerpo humano cuando el agua con microbios pasa a la nariz, ya sea al nadar o al bucear en algún lago o río. De la nariz pasará al cerebro, donde destruye el tejido cerebral provocando en un 97% de los casos la muerte.

Existen posibilidades de que la ameba ingrese por la nariz pero no llegue al cerebro, esto sucedería si la persona se suena la nariz antes de que a este microbio le dé tiempo a desenquistarse o si al sacar la cabeza del agua la persona expulsa el agua de su nariz con fuerza.

No es fácil que se produzca la infección. Son poco frecuentes, entre 2007 y 2016 solo se han registrado en Estados Unidos 40 casos, ocurridos principalmente en meses de verano. Pero cuando sucede, es fulminante. La infección destruye el tejido cerebral, inflama el cerebro y termina provocando la muerte.

De las 143 personas que se infectaron entre 1962 y 2016 en EE UU solo 4 personas sobrevivieron. Recientemente, dos supervivientes lograron vencer a la Naegleria con un medicamento llamado miltefosina, pero no se sabe con certeza si este tratamiento es eficaz, ya que la mayoría de casos son mortales.

¿Dónde se encuentra?

La Naegleria fowleri puede estar en cualquier parte del mundo, en cuerpos de agua dulce templada, geotermales, aguas residuales, piscinas mal mantenidas o fuentes de agua potable geotermal.

Es menos probable que se encuentre en el agua cuando las temperaturas bajan, suele crecer mejor hasta que el termómetro marca los 46ºC, y puede sobrevivir un tiempo en temperaturas más altas.

¿Cómo reducir los riesgos?

No existen métodos para detectar y cuantificar la presencia de este parásito en el agua, y el lugar y la cantidad en la que se encuentren pueden variar a lo largo del tiempo.

Su presencia es común, aunque no lo sea la infección contraída por ella, con lo que las únicas medidas que las personas pueden tomar para reducir el riesgo de infectarse deben centrarse en limitar la cantidad de agua que entra por la nariz y evitar bañarse en aguas contaminadas o en piscinas mal conservadas.