Metro de Madrid, estación de Nuevos Ministerios
Metro de Madrid, estación de Nuevos Ministerios EUROPA PRESS

Metro de Madrid ha realizado mediciones en seis subestaciones y un tren de su red para detectar si hay fibras de amianto en las instalaciones y todas ellas han dado negativo.

Además, la compañía prevé realizar exámenes médicos a un total de 413 trabajadores de labores de mantenimiento y que ya se han obtenido los resultados de las pruebas de 342 empleados, todos ellos negativos.

Así lo ha señalado a los medios de comunicación el consejero delegado de Metro de Madrid, Borja Carabante, en relación a las medidas emprendidas por el suburbano para "garantizar" que las instalaciones son seguras para los viajeros y que los trabajadores de la red no están expuestos a fibras de este material, prohibido en nuevas construcciones desde el año 2002.

Carabante también ha indicado que la compañía retiró amianto de las bóvedas de las estaciones de Canillejas, Suanzes y Torre Arias cuando se cerró la línea 5 y en el marco del plan de modernización de estaciones.Además, ha asegurado que al estar en las bóvedas de las instalaciones, el amianto no estaba al acceso de los usuarios y por tanto no había riesgo de exposición.

Por otro lado, Metro ha revisado 20.000 piezas de recambio y en solo 20 se ha detectado amianto, elementos que ya han sido retirados de uso a modo de prevención.

Carabante ha querido lanzar un mensaje de seguridad a los usuarios y trabajadores sobre la seguridad en las instalaciones y evitar que se pueda "generar alarma social", tras conocerse que un trabajador tiene reconocida la enfermedad laboral desde septiembre por haber estado expuesto a amianto cuando trabajaba en mantenimiento eléctrico de subestaciones desde 1985'.

A su vez, el consejero delegado de Metro ha asegurado que las escaleras del suburbano no tienen este material y que el suburbano, desde 2002, procedió a encapsular los elementos con amianto para evitar riesgos, pues la normativa que prohíbe su uso era para nuevas construcciones.

En ese sentido, la presencia de amianto es posible con las medidas de seguridad pertinentes para evitar su exposición y que puedan inhalarse sus fibras.

A su vez, Metro ha reforzado las medidas formativas y de información a los trabajadores desde el año pasado para "minimizar" cualquier riesgo y evitar que puedan manipular elementos con amianto.

Carabante también ha indicado que se ha repartido un documento informativo para los trabajadores con indicaciones sobre identificación y cómo actuar ante presencia de amianto.

Consulta aquí más noticias de Madrid.