Autopista del Huerna
Autopista del Huerna, AP-66. EUROPA PRESS

El desplome de las temperaturas que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) preveía para este miércoles es ya una realidad en gran parte de la península.

La previsión para toda la jornada es de frío generalizado excepto en Canarias, donde apenas cambian las temperaturas, y en el área del Estrecho y Melilla, donde las temperaturas subirán. Además, se prevén rachas de viento fuerte en Pirineos y valle del Ebro, y nevadas en el Cantábrico y Pirineos donde ya están produciéndose.

Los cielos continuarán nubosos o cubiertos con precipitaciones en el área cantábrica, alto Ebro, Navarra, norte del Sistema Ibérico y Pirineos, con tendencia a remitir y abrirse claros durante el día.

Chubascos en Baleares, que se extenderán al litoral sureste peninsular y a Melilla, con probables precipitaciones en el norte de las islas canarias de mayor relieve, y predominio de cielo poco nuboso o con intervalos en el resto del país.

La cota de nieve se situará al principio de la jornada en torno a 1.600/1.800 m. en los sistemas montañosos de la mitad norte peninsular, bajando hasta los 300/600 m. al final del día. En el sureste se situará desde los 1.400/1.800 m., para bajar hasta los 600/1.200 m. y en Baleares, llegarán hasta unos 800/900 m. al final.

Se prevén heladas en el interior de la mitad norte y del tercio este peninsular, que serán débiles en general, aunque más intensas en zonas de montaña.

Habrá predominio de vientos de componente norte en casi todo el país, con intervalos de fuerte en el cuadrante nordeste peninsular y Baleares, con tendencia a amainar por la tarde.