Banco Popular
Imagen de la sede del Banco Popular en Madrid. LUIS GARCÍA / WIKIPEDIA

El Banco Popular perdió 13.595 millones de euros en 2017, con lo que cuadruplicó el resultado negativo de 2016, que ascendió a 3.326 millones, ha informado este viernes la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Gran parte de las pérdidas del banco se debieron al deterioro del valor de inversiones de sociedades dependientes, negocios conjuntos o empresas asociadas por los que la entidad tuvo un resultado negativo de 5.186 millones en 2017, frente a los 156 millones del ejercicio anterior.

A esto hubo que sumar unas pérdidas de 1.790 millones por activos no corrientes, más del triple que en 2016, cuando la entidad había registrado un resultado negativo de 525 millones.

Además, el año pasado consignó unas pérdidas por activos intangibles de 741 millones de euros, cuando en 2016 no había dedicado cantidad alguna a esta partida.

Pérdidas en todos los márgenes

Todos los márgenes de actividad de Banco Popular retrocedieron el año pasado, ya que el margen de intereses descendió en más de 300 millones de euros, un 17,75 por ciento, hasta 1.414 millones de euros, después de que los ingresos por intereses bajaran en 550 millones y se situaran en 2.089 millones.

Otras partidas de la actividad puramente bancaria también reflejan la situación de la entidad, ya que se redujeron los ingresos por dividendos y comisiones y se registraron pérdidas al dar de baja en cuentas activos y pasivos que no estaban contabilizados según su valor razonable, con lo que el margen bruto bajó el 38,6%, hasta 1.504 millones.

Aunque el Banco Popular redujo los gastos de administración el año pasado, sin embargo elevó sus provisiones de 106 a 1.173 millones de euros, lo que limitó el impacto favorable de la reducción del importe del deterioro de algunos activos financieros y préstamos sobre el resultados de explotación, negativo en 3.951 millones, un 0,5% menos que en 2016.

El banco contaba al cierre del ejercicio pasado con un patrimonio neto de 5.789 millones de euros el 42,8% menos, en tanto que sus fondos propios ascendían a 5.835 millones, con un descenso del 44,2% respecto a 2016.

En cuanto a la calidad del capital, el Banco Popular disponía de un coeficiente del 12,24% en la denominación TIER 1 y del 13,92% en TIER 2.  

En junio de 2017 y, tras meses de agonía bursátil, el Popular fue comprado por un euro por el Santader después de que el Banco Central Europeo (BCE) decidiera que era "inviable" para continuar independiente.