Oxfam
Peatones pasan delante de una tienda Oxfam en Londres, Reino Unido. EFE/ Andy Rain

Oxfam ha anunciado que creará urgentemente una comisión independiente, con expertas en la defensa de los derechos de las mujeres, para realizar "una amplia evaluación de la cultura y las prácticas de Oxfam, incluida la forma en la que se han gestionado en el pasado los casos de mala conducta sexual". 

La directora ejecutiva de Oxfam Internacional, Winnie Byanyima, ha aprobado un plan de acción integral para fortalecer los sistemas de protección de la ONG, que cuenta con el respaldo y compromiso de todos los directores ejecutivos de la confederación Oxfam, explica un comunicado difundido por la sección española, Oxfam Intermón.

La Comisión de Alto Nivel sobre Malas Conductas Sexuales, Rendición de Cuentas y Cambio Cultural tendrá acceso a todos los registros de Oxfam y podrá entrevistar a los miembros de su personal, sus organizaciones socias y las comunidades a las que presta apoyo en todo el mundo.

Además, el plan incorpora elaborar una base de datos global de personas acreditadas para proporcionar referencias, para poner fin a la falsificación o uso deshonesto de esas referencias por parte de miembros actuales o anteriores del personal de Oxfam.

Otras de las medidas es la asignación inmediata de fondos y recursos a los protocolos de protección de Oxfam duplicando durante las próximas semanas el número de personal que trabaja en este ámbito y triplicando los fondos destinados anualmente a esta labor, hasta algo más de un millón de dólares.

El plan recoge el compromiso de mejorar la cultura en el seno de la organización para garantizar que ninguna persona es víctima del sexismo, la discriminación o el abuso, para que todas las personas, y especialmente las mujeres, se sientan libres de denunciar malas conductas y todos los miembros de su personal tengan claro qué comportamientos son aceptables y cuáles no.

Oxfam Internacional se compromete a publicar la investigación interna llevada a cabo en 2011 sobre la mala conducta de algunos miembros de su personal en Haití, una vez haya adoptado las medidas necesarias para proteger la identidad de los testigos y de otras personas inocentes involucradas en el caso.

"Lo ocurrido en Haití y posteriormente es una mancha en la reputación de Oxfam de la que, indudablemente, nos avergonzaremos durante años", asegura Winnie Byanyima, quien pide perdón "desde el fondo de mi corazón".

"En cualquier caso, las palabras no son suficiente; los directores internacionales y yo hemos acordado un plan de acción para duplicar el número de personas que trabajan para garantizar la protección de las personas a las que servimos, añade la responsable de Oxfam.