Joan Manuel Serrat
El cantante Joan Manuel Serrat en la presentación de su gira 'Mediterráneo da capo' JAVIER LIZON

Joan Manuel Serrat prepara los bártulos para, "con ilusión renovada", volver a salir "a los mares en solitario" a partir de abril con la excusa del "47º aniversario" de su disco Mediterráneo y cantarle otra vez a ese gran fluido amniótico que lo moldeó, sin olvidar los males que lo aquejan.

"El Mediterráneo es miseria y gloria", ha dicho hoy en rueda de prensa al ser preguntado por las canciones que sonarán en esta nueva gira, no solo las diez que conformaron aquel álbum mítico de 1971 (tan importantes como Lucía o Aquellas pequeñas cosas), sino también otras que aluden "a los hombres que lo cruzan cada día", porque sin ellas su retrato sería "parcial".

Incómodo con el sonido de los micrófonos, no ha dudado en bajarse de la tarima para escuchar las preguntas de los periodistas en la distancia corta, sin evitar (ni pretenderlo) las cuestiones sobre el conflicto catalán, con el que "se sigue mareando la perdiz, porque no acaban de reconocer dónde está la salida".

"El independentismo ha existido, existe y existirá", ha dicho, antes de considerar, utilizando un símil económico, que lo que sí puede suceder es que "ERC y el PDeCAT consideren, como haría un inversor, que ahora hay que recuperar fondos y retirarse de la Bolsa, a la espera de otros tiempos".
Respecto a su propia sensibilidad, él ha insistido en la misma idea de comunión que impulsa la gira: "En una época de fronteras, yo me siento un hombre mediterráneo".

Para homenajear a su mar, anda perfilando un "espectáculo que irá mudando y creciendo a medida que avance, juntando aquellas canciones que sonarán como sonaron en el origen, con los arreglos de la primera grabación".

Mediterráneo da capo (término musical que significa "vuelta al principio") arrancará el 22 de abril en el Teatro Auditorio de Roquetas de Mar (Almería) y en Madrid, el 26 y 27 de junio, se enmarcará en el ciclo Noches del Botánico, según ha desvelado.

"La muerte está presente en todo"

"Estoy muy ilusionado. Es bastante normal que lo esté, porque tengo 74 años y el plazo cada vez se va acortando. Lo que antes parecía infinito, la vida se ha dedicado a demostrarme que es finito y sumamente delicado", ha señalado.

Se le ha interrogado entonces sobre su salud, sobre por qué no esperar al medio siglo redondo de la publicación del álbum, en 2021. "Si no creyera que lo puedo hacer, no lo haría. Primero, por sentido del ridículo", ha afirmado, antes de añadir: "¿Por qué esperar? ¿Quién sabe si de aquí a 3 años tendré aire para soplar las velas?".

"La muerte está presente no solo en mí, sino en todo lo que tengo alrededor. Lo que intento es valorar lo que quede, usarlo lo mejor que pueda y dejar pendientes la menor cantidad de cosas posible", ha dicho.

Ha sido entonces cuando ha señalado Mediterráneo, el álbum, "como un disco fundamental, como un cambio hacia la modernidad que se produjo en aquellos años" y que coincidió con una gran cantidad de acontecimientos de calado, tanto sociales (Praga, Mayo del 68, revueltas en Latinoamérica...) como musicales (consagración de los Beatles y el pop británico...).

"Cuando lo acabé, no sabía ni lo que había hecho. Era una época de mucha fluidez en el trabajo y de muy buen resultado de las canciones, pero no me podía imaginar que iba a ser el éxito que fue, menos viniendo de un disco tan poderoso como el de Machado, que fue récord de ventas", ha recordado.

Del otro Mediterráneo, la canción, decía Rodolfo Serrano, padre de Ismael Serrano, que convirtió aquel en el mar de todos, incluso en el de las gentes de la Meseta seca. "El sueño de cualquier autor es que sucedan estas cosas, que hagas algo de manera natural y deje de convertirse en una canción tuya, para que sea de todos", ha afirmado Serrat.

"Sigo componiendo, pero ahora es distinta la necesidad que he tenido toda mi vida de darlo a conocer", ha agregado, antes de sentenciar: "No me siento muy estimulado a hacer un disco. Pero algún día, como un buen ahorrador, me encontraré un cajón lleno de cosas buenas".

Valoraciones sobre Cataluña

Joan Manuel Serrat ha considerado que el conflicto catalán, lejos de resolverse, sigue dando "cada día una sorprendente noticia", pues "se sigue mareando la perdiz, porque no acaban de reconocer dónde está la salida".

"Pero al final se van a marear ellos", ha dicho el cantautor, tras dejar ver su estupefacción por acontecimientos como "tener un presidente del Parlament que no puede proponer nada y viaja a Bruselas a hablar con otro que dice que es el presidente o pasar de no tener ningún presidente a la opción de tener dos".

El humor ha asomado cuando se ha mencionado Tabarnia, el territorio imaginario conformado por amplias zonas de Barcelona y Tarragona donde el independentismo no es mayoritario, que ha calificado como "un acto satírico que tiene mucho que ver con la manera de su autor de entender el teatro... y la dramaturgia está en nuestra vida".

"Tabarnia es una performance muy al estilo de su honorable president, Albert Boadella", ha comentado.