El ministro de Justicia, Rafael Catalá, en una imagen de archivo.
El ministro de Justicia, Rafael Catalá, en una imagen de archivo. EFE

El Gobierno no tiene intención alguna de derogar la prisión permanente revisable. Muy al contrario, apuesta por ampliarla a otros delitos. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, consideró este miércoles en el Pleno del Congreso que esta pena es una medida "de absoluta justicia", que responde a una cuestión que "preocupa intensamente" a los ciudadanos, y que derogarla sería "un flaco servicio a la democracia".

Catalá subrayó que a la sociedad le preocupa que "los criminales más peligrosos" puedan salir a la calle antes de que su reinserción esté garantizada, y agregó que "esto no va de legislar en caliente" ni es un ejercicio de "oportunismo" del Ejecutivo, sino que es "oportuno", atiende "a lo que quiere el 80%" de españoles" y supone "estar al lado de las víctimas".

Entre los delitos que podrían penarse con la prisión permanente revisable si el Gobierno saca adelante sus planes, están los asesinatos en los que se hace desaparecer el cuerpo de la víctima y los secuestros que culminan con un asesinato, según detalló Catalá en la sesión de control al Gobierno en la Cámara Baja, donde calificó esta medida de "absolutamente constitucional".

El ministro respondió así a una pregunta del diputado Leopoldo Barreda (PP), quien reprochó a PSOE, Unidos Podemos y Cs que hayan emprendido acciones parlamentarias para derogar la prisión permanente revisable, una figura que definió como "semejante" a las que existen en "la mayoría de los países europeos".