Pablo Iglesias, secretario general de Podemos.
Pablo Iglesias, secretario general de Podemos. PODEMOS

"Si los delitos de corrupción no prescribieran, quizá algunos de ustedes acabarían en la cárcel". Con esta dura frase culminó este miércoles el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, su pregunta al presidente Rajoy en la sesión de control al Gobierno. El líder del grupo morado atacó con contundencia al Ejecutivo y al PP por los casos de corrupción en los que está inmerso, y les acusó de no luchar contra la corrupción y de "proteger" a los corruptos.

Iglesias preguntó al presidente del Gobierno si le sorprendió que el que fuera secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, dijera ante el juez que los conservadores se financiaban "con dinero negro". Rajoy replicó que respeta tanto las resoluciones judiciales como "la manera en que cada uno elija defenderse ante los tribunales". "Yo creo en la ley, el Estado de derecho y la división de poderes. Sería bueno que se sumara a defender estos principios", le dijo a Iglesias.

Pero el número uno de Podemos no se dio por satisfecho: tiró de hemeroteca y citó unas palabras de Rajoy en 2007, cuando el hoy presidente dijo que la gestión del PP en el Ayuntamiento de Valencia y la Comunitat Valenciana eran sus "credenciales". "Y sus credenciales eran la corrupción, el fraude electoral y la financiación ilegal", proclamó Iglesias.

"Y usted -ahondó el líder del partido morado- añadió: quiero que lo que pasa aquí pase en toda España, y fue una profecía brillante: todo su partido está sentado como persona jurídica en el banquillo de los acusados, y su nombre, M. Rajoy, aparece en los papeles de Bárcenas coo receptor de dinero negro".

En su segunda réplica, Rajoy recordó que el tema por el que le preguntó Iglesias "es de hace más de 10 años", que "está en los tribunales", y que los presuntos implicados son personas "que ya no están en la vida pública". "Usted mismo, sería bueno que aportase alguna idea. Se nombra a usted mismo juez, fiscal y tribunal sentenciador. Ha dejado corto a Torquemada. Tiene cierta confusión, y sobreactuar no le va a sacar de la misma. Tenga usted buenos días. Muchas gracias", zanjó.