Carmen Fernández murió ayer. Se la conocía porque la Junta tenía que pagarle 1,7 millones de euros de indemnización por retirarle de forma irregular la custodia de sus hijos (Iván y Sara) durante diez años. La Asociación Pro Derechos del Niño y de la Niña (Prodeni) defiende que Iván y Sara deben ser los herederos de la indemnización. La última palabra la tendrá el Tribunal Constitucional.