El exalcalde de Basaburua Ignacio Soraluce ha afirmado que durante el periodo de actividad de la planta de biogás de Ultzama se produjo una situación en la que "no ha habido conflicto entre la ganadería, la hostelería y el turismo", un sector este último que ha registrado un aumento "exponencial" en el valle. Sin embargo, ha considerado que tras el cierre de la planta, el problema de purines no solo no se ha solucionado, sino que es "mayor".

"Yo tengo restaurante con terraza, no había apenas olor y no había ningún problema de convivencia entre sectores. Desde que se cerró la planta, hay espantadas de la terraza, se incumple la normativa, en vertidos no se guarda la distancia con ríos, con carreteras, con poblaciones. Esto va a traer un problema entre sectores", ha afirmado el exalcalde durante su comparecencia en la comisión de investigación en el Parlamento de Navarra sobre la planta de biometanización de Ultzama.

Ignacio Soraluce, que fue alcalde en los años 2005, 2006 y 2007 con la candidatura Basaburuko Talde Berria, ha advertido de que "estamos vendiendo las bondades de Navarra en Fitur, pero hoy por hoy Ultzama no se puede vender como ejemplo, y si queremos apostar por el ganado de leche, hace falta una planta de purines".

Así, el exalcalde ha considerado que el problema de los purines "no está solucionado" en el valle y ha asegurado que, tras el cierre de la planta, "el problema es mayor".

"Yo he sido ganadero. A mi la mierda no me asusta. He trabajado en ella. Pero para alguien que viene de la capital a la Suiza navarra, que es Ultzama, no es nada atractivo el purín", ha indicado.

Además, Soraluce ha apuntado que "el ganadero es el principal actor que mantiene el paisaje del mundo rural". "Como desaparezca, fruto de que no puede cumplir la normativa existente, tendrá que ser la administración que sea la que tendrá que pagar sueldos más altos para mantener el medio ambiente. Lo tendrá que pagar con subvenciones o a posteriori cuando eso sea una selva", ha señalado.

Durante su intervención, Ignacio Soraluce también ha defendido que Basaburua se adhiriera junto con los ayuntamientos de Ultzama y Odieta al proyecto para el impulso de la planta de biometanización, asumiendo que sería el consistorio de Ultzama el que asumiría "el peso específico" del proyecto. "En todo momento he velado por el interés de los dos o tres ganaderos afectados de Basaburua. Y además no nos costaba ni un euro adherirnos al proyecto", ha señalado.

Sobre la posibilidad de que la planta de biometanización hubiera continuado con la actividad, ha afirmado que "si la planta tiene que ser mantenida dependerá de cómo se gestiona y en qué condiciones". "Si está mal gestionada, sobra. Lo que hay que hacer es una cosa bien hecha", ha asegurado.

Ignacio Soraluce ha señalado que "no es normal que un problema de este nivel ocupe todos los días tantas hojas de prensa". "Es un tema político. Es una pena porque estoy convencido de que cada grupo aquí presente va a seguir pensando lo mismo antes de iniciarse la comisión y después de acabar. Ojalá me equivoque, pero estoy convencido de que va a ser así. Y eso va a ser una pérdida de los tributos de los navarros, que no se aprovecharían. Me consta que están dedicando mucho de su tiempo a este tema y el tiempo que dedican es dinero para los contribuyentes. Uno puede matar moscas a cañonazos y las mata, pero no sería lógico, y entiendo que no es lógico que este tema lleve tanta repercusión mediática. Cualquier otro tema más importante lleva mucha menos repercusión", ha afirmado.

Preguntado sobre si cree que la gestión de la planta fue mala, ha señalado que no quiere dar "una opinión de algo de lo que no tengo información y más en un sitio público, no en un bar". "Puedo hablar de hostelería, de manzanos, de sidra, porque conozco el tema. Está claro que en la planta ha habido un fracaso, porque esta cerrada. ¿Por qué se ha llegado a eso? Lo desconozco. No he sido el gerente de esa movida. Entiendo que no debo opinar", ha afirmado.

Consulta aquí más noticias de Navarra.