Según informa el Ayuntamiento en un comunicado, los hechos se produjeron cuando agentes de la Línea Verde de la Policía Local realizaron una inspección del citado establecimiento, donde constataron que existían unas condiciones higiénico-sanitarias "pésimas, con mucha suciedad y alimentos tirados por el suelo".

Asimismo, el establecimiento contaba con una cocina ubicada en un patio interior donde se preparaban comidas para llevar. En dicha cocina, que carecía de agua caliente, los agentes localizaron a un perro e, incluso, a gallinas que se encontraban en el patio.

A todo ello, suma que el establecimiento carece de licencia de apertura para ejercer la actividad, por lo que ante esta situación, procedieron a denunciar las infracciones detectadas y al precinto del local.

El concejal delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera (PSOE), ha destacado que "una vez más, la actuación de los agentes de la Policía Local, ha logrado garantizar la seguridad de los consumidores de productos vendidos en este establecimiento que no presentaba las mínimas condiciones de higiene y limpieza".

"La labor que realiza la Línea Verde de la Policía Local en este sentido es fundamental para proteger al consumidor", ha señalado Cabrera.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.