Uber
Un usuario maneja la aplicación de Uber. ARCHIVO

Uber ha comenzado una prueba en la ciudad de San Francisco para que sus usuarios, además de coches, puedan reservar bicicletas eléctricas. Así lo explica la empresa en su web, donde dice que el nuevo servicio tiene el propósito de dar diferentes opciones de movilidad para todas las personas y así evitar la congestión de tráfico.

Las bicicletas pertenecen a la empresa Jump, que ya las ofrecía a través de una aplicación propia. El precio que ha fijado Uber es de dos dólares por 30 minutos. Además, tras esa primera media hora, incluirá una tarifa adicional por minuto, pero la empresa no lo ha especificado.

"Es emocionante exponer el uso de bicicletas eléctricas a un público mucho más grande y hacerlo realmente, muy fácil de probar", dijo el gerente general de Jump Bikes, Ryan Rzepecki.

A principios de este mes, Jump lanzó ya 250 bicicletas eléctricas compartidas en San Francisco y planea duplicar esa cantidad en nueve meses.

Otras ciudades

Uber también ha pedido a los interesados en el servicio de bicicletas eléctricas en otras ciudades que se apunten a la lista de espera. Se prevé que la empresa lleve este servicio de transporte a más ciudades a lo largo de los próximos meses.