Botín entiende que la publicación íntegra de este documento es decisión de la Junta Única de Resolución (JUR) -la autoridad de resolución de la Unión Europea- y ha manifestado que Santander se encuentra "a la espera" de las deliberaciones que tomen las autoridades comunitarias al respecto.

"Nos parece no solo bueno, sino muy bueno que se conozcan los datos de cómo estaba la entidad (Popular) en aquel momento, aunque sí que preferimos que haya temas sobre alianzas que no se publiquen", ha manifestado la presidenta de Santander, que ha agregado que desde el banco están "a favor de todo lo que sea transparencia".

Este documento fue el que las autoridades europeas encargaron a Deloitte y contemplaba tres escenarios de valoración, uno de ellos positivo (+1.300 millones de euros), otro central (-2.000 millones de euros) y un último negativo (-8.000 millones de euros).

Actualmente, la JUR se encuentra preparando una versión no confidencial de este informe, así como de otros documentos relacionados con la resolución de Popular que serán publicados en la página web del organismo comunitario próximamente.

No obstante, la entidad comunitaria de resolución considera que la publicación de algunos aspectos del informe podría alterar la estabilidad financiera y dañar los intereses comerciales de Santander, por lo que algunos aspectos mantendrán su carácter confidencial.

En cualquier caso, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), en el marco de la causa abierta por la resolución de Popular, podría entregar a la Audiencia Nacional el informe íntegro si esta última así lo requiere.

En un escrito remitido por el FROB a la Audiencia, el organismo que preside Jaime Ponce defiende que no aportará estos documentos de carácter confidencial si la Audiencia "no se opone", por lo que abre la puerta a entregarlos si se los solicitan las autoridades judiciales.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.