La fábrica de Opel en Figueruelas (Zaragoza).
La fábrica de Opel en Figueruelas (Zaragoza). EUROPA PRESS

La plantilla de Opel España en la planta zaragozana de Figueruelas ha apoyado con un ajustado margen el preacuerdo de convenio colectivo alcanzado entre la dirección y los sindicatos UGT, CCOO y Acumagme, mayoría en el comité de empresa.

Según han informado a Efe fuentes sindicales, el "sí" ha conseguido 2.897 votos, es decir, un 58,4 por ciento de las papeletas depositadas en urnas entre ayer y hoy; el "no" ha obtenido 2.008 votos, lo que supone un 40,5 por ciento. Se han contado 54 votos en blanco, el 1,1 por ciento.

Han participado en el referéndum 4.959 trabajadores de la planta de Opel en Figueruelas, cuya plantilla se sitúa aproximadamente en unas 5.400 personas.

El resultado de esta votación, que comenzó ayer, es clave para que la matriz, la francesa PSA, haga nuevas inversiones y diseñe un plan industrial para la planta de Figueruelas, que espera la fabricación del nuevo Corsa.

La plantilla ha refrendado así un preacuerdo firmado a pocas horas de que expirara el plazo dado por PSA después de que los sindicatos suspendieran las negociaciones y la compañía anunciara la paralización del proyecto del nuevo Corsa e inversiones en Figueruelas.

Debido a la incidencia de la productividad de la planta zaragozana en la economía aragonesa, el Gobierno autonómico medió a finales de la semana pasada para intentar que las partes retomaran la negociación.

Lo consiguió el presidente de la comunidad, Javier Lambán, y la dirección y el comité de empresa se dieron de plazo hasta el pasado lunes.
Tras un intenso fin de semana de negociaciones maratonianas, llegó el preacuerdo de convenio colectivo para el periodo 2018-2022.

Se asegura como condición que la compañía diseñe un plan industrial que permita mantener la planta a plena capacidad de producción, cifrada en unos 478.000 vehículos al año. Era uno de los puntos esenciales para los sindicatos.

No obstante, se prevé en el acuerdo la congelación salarial en 2018, la revisión de sueldos en 2019 y 2020 sobre el 50 % del IPC y de hasta el 60 % en 2021 y en 2022, así como que los trabajadores dejen de disfrutar de cinco minutos de pausa, una rebaja de pluses un 5 % y la reducción paulatina de los pluses por calendarios especiales.

Tanto el Gobierno de Aragón y el PP, como el sector empresarial, e incluso el Ejecutivo central por medio del ministro Luis de Guindos, saludaron el preacuerdo. Lambán pidió "encarecidamente" a los trabajadores que lo ratificaran.

Entre este pasado martes y este miércoles la plantilla de Figueruelas debía apoyar o rechazar en referéndum el citado preacuerdo.

Al final, ha vencido el "sí", lo que ha llevado a UGT Aragón a señalar que "tras una dura negociación", los trabajadores "han comprendido la necesidad de asumir unos esfuerzos que garantizan el empleo y el futuro de la planta de Figueruelas".

Corresponde ahora a la empresa cumplir con los compromisos adquiridos", señala el sindicato en nota de prensa.

La dirección de Opel afirma que el acuerdo asegura el futuro de la factoría de Figueruelas

La dirección de Opel España y tres de los cinco sindicatos --UGT, CC.OO. y ACUMAGME-- en representación del 75% de los empleados, han alcanzado un nuevo acuerdo marco laboral en la planta de Figueruelas (Zaragoza) para los próximos cinco años. El preacuerdo, que ha sido ratificado por la mayoría de trabajadores, permite, según ha apuntado la dirección, "asegurar el futuro de la fábrica".

"En un gran ejercicio de responsabilidad, ambas partes han puesto de relieve que la competitividad y la productividad en comparación con otras plantas de Groupe PSA, y con el resto de fábricas de la competencia, es la única vía para construir un futuro sostenible para la planta", han señalado desde la dirección en una nota de prensa.

Este acuerdo marco laboral para Zaragoza forma parte del Plan PACE!, y contribuirá al claro objetivo trazado por Opel/Vauxhall de convertirse de nuevo en una marca rentable en el año 2020. Este acuerdo permitirá a la planta alcanzar el nivel de productividad necesario para ello.

En vigor desde el 1 de enero de 2018 y hasta el 31 de diciembre de 2022, el acuerdo incluye moderación salarial, retribución variable vinculado a indicadores de desempeño, aumento del tiempo de trabajo, adaptación de prácticas de trabajo laborales y flexibilidad para responder a las variables condiciones de mercado y compromiso de rejuvenecimiento de la plantilla.

Desde 1982, la planta de Zaragoza ha fabricado casi 13 millones de coches y 3,5 millones de conjuntos de componentes. El año pasado, 5.389 empleados (a 31 de diciembre de 2017) trabajaban en Zaragoza y fabricaron 382.425 vehículos, un 6% más que en 2016.

Por quinto año consecutivo, la planta de Zaragoza incrementó su volumen de producción y continuó en la línea de alcanzar una mejor explotación de su capacidad de producción.

El año pasado, Zaragoza fabricó el Opel Corsa (196.424 unidades), el Opel Mokka X (68.172 unidades), el Opel Crossland X (62.885 desde abril), el Citroën C3 Aircross (37.034 unidades desde agosto) y el Opel Meriva (17.919 hasta marzo).

La planta de Zaragoza forma parte del complejo industrial de Groupe PSA en España junto a las de Vigo y Madrid. Con este acuerdo, Groupe PSA refuerza su posición de líder industrial del sector de la automoción en el país.

En 2017 salieron de los centros de producción de Vigo, Zaragoza y Madrid, 876.672 unidades de 12 modelos distintos, una cifra que sitúa al grupo como primer fabricante en España, con el 31% de la cuota de producción nacional: 1 de cada 3 vehículos fabricados en España procede de las plantas de Groupe PSA.

El 86,8% de la producción española de Groupe PSA se exporta a mercados internacionales en un sector industrial que representa el 10% del PIB nacional.

El director general de Opel España, Antonio Cobo, ha señalado lo siguiente: "Hemos dado un paso adelante decisivo en la mejora de la competitividad de la planta. Tras tres décadas de historia en España, del dialogo abierto, madurez y la paz social, todos ellos valores históricos de la planta de Zaragoza, han sido claves para superar una situación compleja".

El vicepresidente de manufacturas de Opel, Remi Girardon, ha dicho que "con este acuerdo, las fortalezas de la planta y el compromiso de los empleados, hemos asegurado el futuro de la fábrica. Este competitivo acuerdo laboral era condición imprescindible para cualquier inversión y para la asignación de futuros modelos".