Solar Camino de Ganapanes
El solar de la calle Camino de Ganapanes, en el distrito de Fuencarral, está siempre repleto de vehículos. JORGE PARÍS

Aparcar gratis en Madrid se ha convertido en una tarea cada vez más complicada en los últimos años. La plazas de estacionamiento con las que cuenta la ciudad son insuficientes para el volumen de vehículos existente. Esta circunstancia ha obligado a los vecinos de la capital que no disponen de espacio fijo para estacionar en propiedad o alquiler a buscarse la vida.

La opción elegida por miles de residentes ha sido aparcar su coche en solares, que se han convertido en improvisados parkings, la mayoría de ellos en barrios ubicados en distritos de la periferia. "Este fenómeno es casi inexistente en el Centro. Hace años había muchos solares, sobre todo en Tetuán, pero ahora están todos vallados o han construido vivienda", explica un funcionario municipal.

En la actualidad, en la capital hay decenas de solares donde los madrileños estacionan sus coches ante la falta de aparcamiento. Estos descampados los podemos encontrar en las calles Mauricio Legendre (Chamartín), Arequipa y Ana de Austria (Hortaleza), Camino de Ganapanes (Fuencarral), Lenguas y entorno del Hospital 12 de Octubre (Villaverde), José Arcones Gil (Ciudad Lineal), Géminis (Barajas), Villablanca con Jardín de la Duquesa (Vicálvaro) o la plaza del Puerto de Canfranc (Puente de Vallecas). Los precios de alquiler de una plaza de garaje en estas zonas oscilan entre los 60 y los 120 euros al mes, según cifras del portal inmobiliario idealista.

Entre los vecinos hay división de opiniones sobre este fenómeno. Unos lo celebran porque descongestionan zonas saturadas. Es el caso del enorme solar de la calle Ana de Austria, en el barrio de Sanchinarro, cercano a dos hospitales y un colegio. "Para nosotros este solar supone un alivio. Venimos a dejar y recoger a los niños del colegio y podemos aparcar ahí por la mañana y por la tarde", asegura José, que lleva a sus dos hijos al centro escolar cercano.

Para otros residentes, sin embargo, la existencia de estos descampados supone un inconveniente por las molestias que causan. "Se organizan botellones que generan ruidos por la noche y suciedad. También en los descampados cercanos a lugares públicos, como hospitales, suele haber gorrillas, que piden dinero por aparcar tanto en el solar como en la calle", señala Javier Espinosa, responsable de Medio Ambiente en la Federación de Asociaciones de Vecinos (Fravm).

La falta de plazas para estacionar en la capital se ha acentudado en el último año con las ampliaciones de aceras y la construcción de vías ciclistas. El propio concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, reconoció a este medio la pérdida de plazas de aparcamiento, aunque no precisó el número.

Los últimos datos del portal de datos abiertos municipal, el Ayuntamiento ha concedido hasta el 31 de diciembre del año pasado 234.168 tarjetas a residentes para poder aparcar en la zona verde y azul de su barrio. El problema es que en las áreas de estacionamiento regulado (zona SER) solo hay 153.916 plazas disponibles. Esto supone que 80.252 coches se quedan sin plaza solo en los nueve distritos (Arganzuela, Centro, Chamberí, Chamartín, Fuencarral, Moncloa, Retiro, Salamanca y Tetuán) con parquímetros.

La gran mayoría de estos solares son de propiedad privada, por lo que ni policía ni agentes de movilidad ni el personal del SER pueden multar a los coches por estacionamiento indebido. "Al ser un recinto privado no podemos actuar. Es como si alguien deja su coche en una plaza de aparcamiento que no es suya dentro de un aparcamiento residencial. Como no es vía pública no podemos actuar", indica Jesús Méndez, portavoz de Agentes de Movilidad del sindicato CSIT-Unión Profesional. Esto origina situaciones incomprensibles, como el hecho de que un controlador del SER sancione por exceso de tiempo a un vehículo y no pueda hacer lo mismo con un coche que está a diez metros en un solar, como ocurre, por ejemplo, en Camino de Ganapanes.

Los datos oficiales avalan su impresión: el Ayuntamiento ha concedido 195.524 tarjetas verdes a conductores de la capital, que los habilita para aparcar en la calle en la zona del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), según datos de la Dirección General de Movilidad. Sin embargo, todos esos vehículos tienen que competir para encontrar una de las 163.318 plazas disponibles en las calzadas de esa misma zona. Así, hay 32.206 coches más que plazas, lo que dificulta la tarea de encontrar alguna vacía

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/1624624/0/coches/solares/aparcamiento-madrid/#xtor=AD-15&xts=467263

Consulta aquí más noticias de Madrid.