Solar lleno de coches en Madrid
Solar de la calle de Ricardo Damas, en Legazpi, con más de cien coches. Jorge París

Aparcar el coche de forma rápida y barata en la capital es casi una misión imposible. A cualquier hora del día, hay más vehículos buscando aparcamiento que plazas libres.

En Legazpi, los conductores pcupan una parcela del Ayuntamiento destinada a uso deportivoAnte este déficit de estacionamiento en la calle, los conductores madrileños están convirtiendo los solares abandonados por toda la capital en inmensos parkings improvisados. Además, estos descampados tienen una ventaja añadida para los conductores: son una especie de isla donde no hace falta pagar.

El mayor de estos aparcamientos al aire libre está en la calle de Ricardo Damas, cerca de Legazpi (Arganzuela). "Es una parcela municipal destinada a uso deportivo [al final de Madrid Río]. El Ayuntamiento no ha dado el uso previsto al suelo y ni siquiera es capaz de vallarlo", denuncia Milagros Hernández, concejala del grupo municipal de IU.

Los vecinos de la zona también están hartos del trasiego de coches frente a sus balcones: "Es muy desagradable: levantan polvo, llenan la calle de barro, los gorrillas acampan allí, y nadie lo soluciona. Lo he denunciado a la Policía, pero no hacen nada... ¡incluso ellos aparcan ahí!", protesta indignada Beatriz Bernardos, residente del edificio contiguo.

Más coches que plazas

Los vecinos de la capital creen que la falta de aparcamiento es la clave de este problema. "Sigue habiendo un gran déficit de sitios para estacionar, así que los barrios se colapsan y los conductores acaban aparcando donde pueden", apunta Carmen Lostal, portavoz de Movilidad de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (Fravm).

Ninguna normativa municipal prohíbe aparcar en solaresLos datos oficiales avalan su impresión: el Ayuntamiento ha concedido 195.524 tarjetas verdes a conductores de la capital, que los habilita para aparcar en la calle en la zona del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), según datos de la Dirección General de Movilidad. Sin embargo, todos esos vehículos tienen que competir para encontrar una de las 163.318 plazas disponibles en las calzadas de esa misma zona. Así, hay 32.206 coches más que plazas, lo que dificulta la tarea de encontrar alguna vacía.

Por ello, para muchos madrileños, los descampados son más una solución que un problema. De hecho, los que aparcan allí se aprovechan de un limbo legal: "No está prohibido por ninguna normativa aparcar en solares abandonados. Así que ningún agente se va a meter a multar un coche que esté allí aparcado", explica Ángel Cillán, agente de movilidad. "El que sí podría denunciar es el dueño de la parcela, por ocupación de su propiedad; pero eso se volvería en su contra, porque el dueño tiene obligación de mantener su solar vallado y limpio", matiza el agente.

Por otro lado, la existencia de solares despierta la picaresca con los parquímetros: al no estar pintados como zona verde ni azul, el controlador del SER no puede multar, con lo que los descampados se convierten en islas de parking gratuito. Es el caso de las parcelas de la calle de Mauricio Legendre, junto a la estación de Chamartín; en la calle de Corazón de María (también Chamartín); en el barrio Berruguete (Tetuán) o en los alrededores de Legazpi (Arganzuela).

Alcántara, 24: una solución

Ana Botella ha encontrado una forma de regular algunos de los descampados de la capital. Un ejemplo de ello está en la calle Alcántara, 24 (Salamanca): allí existía un solar de tierra que servía de aparcamiento irregular; finalmente, esa parcela se asfaltó y se pintó de verde para ofrecer más plazas a los residentes. Sin embargo, esta solución solo sería viable en parcelas municipales.

Además, los vecinos dan otra idea: convertir los solares de la periferia en aparcamientos disuasorios, a un precio más reducido que el del SER. El Consistorio estudia las propuestas.

Dinos qué problemas encuentras para aparcar en tu barrio. Escríbenos a zona20@20minutos.es

Consulta aquí más noticias de Madrid.