Deliveroo
Un repartidor de Deliveroo. DELIVEROO

La Inspección de Trabajo en Madrid ha enviado una notificación a Deliveroo para denunciar que existe relación laboral entre los riders (los ciclistas que trasladan los pedidos) y la empresa de reparto a domicilio, según informa este viernes El País. Esta sanción da la razón a los trabajadores, ya que manifiesta que deberían estar dados de alta en vez de trabajar como autónomos, cuestionando así su modelo de negocio. Este no es, sin embargo, el primer revés que recibe la compañía. Ya en Valencia, la Inspección de Trabajo concluyó que los trabajadores son falsos autónomos.

La empresa, ante estas sanciones, ha optado por recurrir a los tribunales y defender su modelo, de acuerdo con el mismo medio. Un portavoz ha deslizado que la compañía espera que se demuestre la condición de autónomos de sus riders, como ya ocurrió en Reino Unido y Francia.

CC OO de Madrid ha celebrado la decisión de la Inspección laboral de Madrid,.El sindicato, en concreto, viene desde hace tiempo advirtiendo, y denunciando en algunos casos, que estas plataformas no son unos meros intermediadores entre los restaurantes y los usuarios de comida a domicilio, "sino que son plataformas digitales que a todos los efectos funcionan como las empresas tradicionales y que mantienen una relación con sus trabajadoras en tanto en cuanto les dictan órdenes directas y obligan a los riders a someterse a unas condiciones de trabajo siempre dictaminadas por la empresa".

"Deliveroo, así como otras empresas que se encargan del reparto de comida a domicilio y que funcionan en entornos digitales o apps, mantienen a sus trabajadores en una condición de falsos autónomos, sin derechos laborales y con unas condiciones de trabajo lamentables donde son los propios riders los que tienen que poner los medios necesarios para trabajar sin que haya ninguna supervisión de prevención de riesgos laborales y, si tuvieran algún accidente de trabajo, como ya ha ocurrido en la ciudad de Madrid, es siempre bajo su propia cuenta y riesgo negando la empresa cualquier responsabilidad por para el repartidor", sostienen.

CC OO señala que la empresa, "siempre en un afán de parecer moderna y liberal", dice que los llamados trabajadores tienen libertad de horario y pueden organizarse el trabajo como quieran. "Lo que no cuentan es que esos riders cobran por debajo del convenio colectivo de repartidores de comida a domicilio e incluso por debajo del Salario Mínimo Interprofesional, dado que estos repartidores en su tiempo de trabajo tienen que estar siempre disponibles aunque solo cobren por pedido realizado", ha dicho.

El sindicato señala que la empresa tampoco cuenta que aquellos trabajadores que han decidido protestar o reclamar algún derecho laboral o intentar mejorar las condiciones de trabajo "han sido directamente desconectados de la app, lo que viene siendo una forma moderna de despido".

UGT, por su parte, también lo ha denunciado por la "relación fraudulenta de falsos autónomos" de Deliveroo, pero también de otras empresas similares como Glovo, Uber Eats y Stuart.

Consulta aquí más noticias de Madrid.